Te Prometo Anarquía

helo ahí, el horizonte de sombras que huyen como cuerpos exiliados mientras los ojos se plantean una escisión falaz, la descripción del tiempo detenido, el candor y la salida

alejandra-solorzano

 

[ALEJANDRA SOLÓRZANO]

 

 

EVELYN McHALE

 

Derribé mi cuerpo

mi rostro

perfectamente maquillado

desde el Empire State

junto a las fotos de familia

que guardé

en mi cartera de sobre

antes de partir

 

Una perla

cada palabra

alrededor de mi escote

guardaba para vos su ecuación

En mis piernas

queda la caligrafía de tus cartas

un sello

que mi peso y la gravedad

desprenden de la piel

a medida que se desploma

sorda y violenta

 

la lluvia

 

La vida es eso amor

 

Una caída

 

Aferrarme al collar de perlas

con una mano

y sostenerme de él

con la ciudad a los pies

antes del salto

 

La vida es eso amor

Una caída

 

La dedicatoria detrás de las fotografías

 

una inscripción que te salve

desde el piso 86

de lo que alguna vez seremos.

 

POLE DANCE

 

I

Soy la manzana y el gusano de Wheeler

el agujero, la línea recta,

carne de espacio-tiempo

 

Tuerzo su extensión de plata

Dibujo a través de su cuerpo

ángulos suspendidos con  mis piernas,

estrellas fijas que guardan  posibilidades teóricas

para cuerpos que hacen el amor sin tocarse

 

Franqueada de dolor

Me aferro a su única garganta

suspendida en suaves elípticas me muevo

recito a ojos cerrados

nuevas fórmulas para llorar.

 

II

 

Soy un cuerpo de polvo,

pequeñas rocas y  hielo

al que me ataron tus ojos

este recuerdo que soy  y se desintegra

a medida que el tiempo huye

 

La manzana y el gusano de Wheeler.

No importa la precisión con que gire alrededor de su cuello.

 

(Los sueños aspas que se rompen)

 

La redoma atada a mi cabello

tu mirada,

la palabra que te dije a mitad de la noche

me devora junto al tiempo.

 

* * * * * *

a  Rosi

 

                        Que pueda el camino subir a alcanzarte.

                        Que pueda el viento soplar siempre a tu espalda.

                        Que pueda el sol brillar cálidamente sobre tu rostro

                        y las lluvias caer con dulzura sobre tus campos,

                        y hasta que volvamos a encontrarnos

                        que Dios te sostenga en la palma de su mano.

                                    (oración irlandesa)

 

Dame

tus piernas blancas

asaltadas un mes de julio

por miles y diminutos copos azules

 

Quiero tus piernas

ser en esa extraña fotografía

la hermosa chica de falda blanca

sentada junto a un hombre guapo en el parque de Sololá.

 

Tus piernas —que descubrí con mi adolescencia y el retorno—  desobedientes.

 

Huiré con ellas sin poder controlarlas,

rígidas, torpes y colmadas de dolor

hermosas piernas azules

correré como pueda, sin dirección

sin orden alguno

como suele ser la belleza del sueño.

 

IMPRESIONES

 

Esta tarde llueve violenta

y la luna está agresiva.

No existe esa simpatía entre naturaleza y

nosotras

de la que Hume habló.

 

Solo su boca se mueve

en mi memoria,

el sueño detenido a las cinco de la mañana

como una película muda

y sin subtítulos donde lo veo contar el final

de esta historia.

 

Te llamo para advertirte sobre estas horas

para decir que en una esquina de la cama

la luna nos acecha a mi gata y a mí

 

Te hablo para que no se disipe tu mirada

Y rezo:

 

Las impresiones son el primer contacto

Las impresiones son el primer contacto

 

Razón,

 

desbocada y sorda

resaltó desde la esquina de la cama

el color, la realidad de la colina.

 

La tormenta en esta esquina

es tan solo una sensación

 

Una pequeña pieza del enigma

 

Habría apostado mis manos

a que la tarde, madrugada o noche

eras vos.

 

TATUAJES

 

Decir I Love you 100pre con marcador indeleble

en el respaldo del asiento de un autobús o de nuestra memoria,

con la autoridad y las faltas de ortografía

de  los 13 años, es la síntesis de la sensibilidad a priori del tiempo.

 

La Verdad cualquier adolescente la sabe

porque es ahí donde el dolor debuta

y no hace falta entenderlo.

 

ANATOMÍA DE LA MUSA DEL OLVIDO

 

Bailar entre tu amnesia

es humedecerse los pies en la mezcla perfecta de licor,

la voz herida de Ray Tico

los dardos sonoros de los cláxones

que atraviesan cuerpo y madrugada.

El hormigueo en los labios

que deja la palabra interrumpida, el corazón

—erizo melancólico—

que destila espuma a las 2 a.m. sobre el filo más triste de la barra.

 

Permite que sujete mis párpados,

que la mano respire,

que despierte sus dedos.

 

No busco a Dios.

Intento rumorar versos o tu número telefónico.

 

La soledad que alumbra este sacrificio es color ámbar

como el olvido.

 

Desvelo

 

Gota blanca,

un tajo que cae sobre la voz

me desdibuja el gesto sobre el papel

y la mano tiritando en delirio.

 

Sobreviví a tus ojos y continué bailando.

 

***De Detener la historia (Ediciones Espiral, Costa Rica, 2015)

04 de Febrero de 2017
1980, Costa Rica, Guatemala, Guatemala Ciudad, Heredia, poesía

¿algo qué decir?