Te Prometo Anarquía

después del descalabro al borde del espejo, van huyendo pirámides de la playa con su electrobaile: se escucha el funeral abrasador de los rayos catódicos

alan mills

 

[ALAN MILLS]

 

ARTE

 

Una tarde me encontré con una artista

Que venía de cocinar un hombre a las brasas.

Era mentira pero preferí creerle

Y pagar las cervezas.

Salí huyendo sin volver la mirada,

Y en el desierto que abrasaban mis pasos,

Germinaron naturalezas muertas y absurdos

Cuadros post-impresionistas con pokemones.

Quise agarrarlo todo a machetazos,

Convertirme en un crítico o en un monstruo,

Pero no me pude levantar de la sombra,

Donde yacía derretido mi cuerpo.

 

EL OBJETO ANTES LLAMADO LIBRO

 

Jugando a buscar el tesoro,

Nos encontramos un huevo de obsidiana

Enterrado bajo un jardín vaporoso.

Para sacarlo habíamos provocado

Un incendio entre los símbolos,

Y varios siglos de tendencias artísticas

Se desvanecieron en cuestión de segundos.

Contemplé mi cuerpo centellando en la piedra

Y vi nacerme una suerte de traje espacial:

En lugar de cabellos tenía ranuras de silicio

Que les resultaron muy atractivas

A todos los que jamás pudieron verme.

¿Mi Universo era tu mente?,

¿Mi Universo era la piedra?

Aquella tarde quemamos el tiempo

Frente al huevo de obsidiana:

Deseamos que los libros se volvieran árboles,

Para tocarlos mientras nos brotaban raíces.

 

LECHE

 

Dejé correr la leche en su boca.

Me recordó a una cantante de arias

Y su gesto parecido a la desesperación.

La piel se le puso transparente.

El descenso de una serpiente blanca

Le andaba por adentro del cuerpo.

Al notar mi cara de espanto,

Me preguntó si seguía siendo ella

O qué diablos estaba sucediendo.

No tengo en mente mi respuesta.

Tampoco sé cuántos años pasaron

Desde su última palabra,

Hasta que me quedé en blanco.

Quería hacerle el amor a su fantasma.

Hablé con el aire y el vacío.

Fueron siglos de espera por la palabra

Que sólo ella podía darme,

Pero carecía de habla,

O le era difícil articular algo

Por tener la boca llena de leche.

Le pregunté si era dulce

Y abrió los ojos con desmesura,

Tragándose toda la luz

Esparcida en el área.

 

FICCIÓN

 

No hay personajes inocentes:

Sus sombras son un calor escrito

Y su obligación es nacer y morir

En ciclos repetidos como páginas

No muy distintas a las olas incesantes

Que rompen la región extrema del sueño.

Esta historia no la cuenta nadie:

No existe narración, apenas ojos,

Energías para iluminarse como pantalla,

La seducción de un fuego que nos ve.

La ficción es la inocencia del personaje,

Esa ingenuidad de creer que existe algo

Más allá de la sombra de un Lector

Que mira en la página su vida perdida

No hay inocentes bajo el relámpago

Del libro cerrado, su peso y su voz,

Son espejos que nacen ahora mismo,

Rebelados ante la llama de tus ojos.

 

FUTURO

 

Este es el libro que no quisiste abrir,

Contempla su negra estela en la pantalla,

Lleva los ojos a cualquier otro cielo,

Pero no vayas tan rápido: no hablaremos

De lo que había antes del Big Bang.

Todo esto quizás encierre una tragedia:

Lo que parece escrito será real o virtual

De acuerdo con tu posición ante la página.

Para el que todavía no ha nacido,

Esto no será más que un susurro,

Energía estática, interferencia.

Leer le resultará idéntico a mirar

Una televisión que no capta señal.

Para alguien que ha muerto,

Estas palabras serán la única forma

De ganar su renovada respiración.

En el mundo de los muertos,

La letra muerta es vida.

Mira: tuviste la oportunidad de no leer,

Ahora debes borrar este archivo adjunto,

Nadie quiere enterarse de nada,

Sólo sabrás que sentiste el resplandor

De un libro vacío entre tus manos.

No te causes una angustia innecesaria,

Sigue adivinando tu vida en el fuego.

Nadie olvidará unos versos quemados,

Porque el aire está hecho de pura ceniza.

 

***De Pasan poesía en la televisión apagada (Fondo de Animal Editores, Ecuador, 2013)

 

02 de Febrero de 2016
1979, Alemania, Berlin, Guatemala Ciudad, poesía

2 intervenciones en “después del descalabro al borde del espejo, van huyendo pirámides de la playa con su electrobaile: se escucha el funeral abrasador de los rayos catódicos”

  1. wilsonedick dice:

    que grandes poemas,,,,, me encanto ficción y futuro… muy buenos….

  2. yasmin dice:

    Hola Alan,
    Estoy trabajando en una pequeña presentación y me gustaría poder tomar un poema tuyo para insertarlo integro y con todos los cuidados que tenemos los amigos con el trabajo de los amigos entre otros documentos, poemas, videos musicales, etc.

    La clase es en ingles y en francés.
    Basta con una versión así que me he atrevido a traducir El objeto antes llamado libro al ingles. Si lo tuvieras ya traducido, me lo podrías hacer llegar, ya sea en francés o en ingles, o ambos.
    Muchas gracias,

    Un abrazo querido Alan,

    Yasmin.

¿algo qué decir?