Te Prometo Anarquía

es tiempo de quebrantar el concubinato de la soledad y emparentarnos con la pertinaz lucidez que nos persigna y redime como árboles de carne al borde de la vida

1292982_443645862404872_1162173670_o

 

 

[JUAN MANUEL URÍA IRIARTE]

 

* * * * * *

 

Búscame cuando el ruido cese. Linda conmigo, que sea nuestra frontera una piel callada. Quizá esté caído compartiendo la tierna indefensión de las colillas, o esté en pie, altivo, orgulloso, silbando despreocupado ante la muerte. O quizá, es lo más probable, esté dormido, en mi ciudad transitoria de monstruos heridos, feliz de olvido. Sólo existe nobleza en la melancolía. Ya lo sabes. Por eso cuando me buscas, y llegas a mi lado, te detienes. No dices nada. No me despiertas. Acaso solamente me acaricias el pelo. Solamente. No me despiertas. Sólo existe aristocracia en la melancolía. Conoces la soledad de los destierros en donde la primavera crece. Conoces el vals del deseo permaneciendo deseo. Conoces el vaso doble de las madrugadas. Por eso tu piel y la mía se tocan, porque no se tocan. Por eso bailamos en el centro de un dibujo como si no hubiera más que un dibujo, como si no hubiera más que un baile, como si no existiera un mundo, una piel, un sueño.

 

***de Transformaciones, Baile del Sol, 2009

 

* * * * * *

 

Estuvo el amor como estuvo el poema. Y no se ha perdido en la bruma como el cantor vagabundo. Y contradice de tal forma la usura cotidiana que duele como un espejismo, siempre balsámico, reconduciendo tu existencia hacia límites donde tú ya no eres tú sino una pasión mejorada, donde se puede esperar lo mejor de cada cosa, lo bueno de uno mismo, y donde nada es factible sin el cálido resucitar del cuerpo en el cuerpo.

 

***de ¿Quién es Werther?, Biblioteca CYH, 2009

 

XXI

 

Ser poeta entre la piedra y el puñal, ¿qué es sino un cáncer en las alas del ángel?

Ser poeta blandiendo el fracaso y con una sonrisa,

y entre los dientes pelos del coño de Lilith.

 

***de Puerta de coral, Ellago Ediciones, 2005

 

DECIR ALGO

 

Digamos algo y que se ilumine el mundo. Y que la luz nos transforme. Y que nuestros silencios detonen. Y que tu puente sea doctrinal. Y que se transfiera a todas las sienes algo del eco de ese estallido.

Digamos algo con el lenguaje propio de las raíces o de los beodos. Movámonos en el extrañamiento, con paso doble, hacia la realidad del poema.

Y que el poema, una vez escrito, ilumine el mundo. Y que el eco, cincelador, nos transforme. Y que nuestros silencios, así, tengan toda la razón.

 

***de Manzana de vaho, Editorial Quadrivium, 2012

 

XVIII

 

Purgo el ánimo. Sereno el pulso del árbol caduco. Piso en sombra bajo el fruto inmaduro. El nido, también, como una caracola inversa, en que crecen las cerezas del invierno.

Nada digo del pozo. Nada hay ahí. El agua redentora, el cuerpo por dentro. No.

El alma se refleja en tu ojo derecho. Cierra este ojo. Escucha tu razón voladiza: otra vez el nido y la caracola, y una nana de mar y olvido.

Nada sobre los pecios bostezantes.

Sí el fruto, la semilla, el estómago futuro. Dios en forma de pulpa que el gusano atraviesa. Sí.

Purgo el ánimo. Imagino ahora un pozo al revés: el cielo abajo y la tierra y el agua en quien contempla.

Yo, que contemplo, abro ya la sombra y soy mundo.

Honda luz.

 

XXIII

 

Quizá, bordeando el río, piense legañosamente en su desembocadura. En apellidos habitables. En uñas pintadas de albor.

Quizá, siendo menos muerte, la hora cruzara enteramente sus minutos, marcando el paso.

Cuando bordeo, con mi bastón de alma, la orilla de un cauce seco.

Pero miro y no. No está seco, me he dado cuenta.

Porque entre los terrones de barro, ahí donde se infiltran los brazos de la luz, mis ojos adivinan la flor.

A la inmarcesible.

 

***de Hablar porque la muerte, Raktas / Viaje a la Luna Ediciones, 2014

 

EN EL RECLINATORIO

 

El pensamiento no sirve. Para crecer, formar, erigir, construir, no sirve. De las pinturas de Altamira al código de barras; de la muesca en el fémur al sistema binario; de la cueva profunda a la ciudad oscura, dios sigue tan muerto como la palabra. Y esas frentes elevadas al cielo, como absurdas esculturas que ansían trascender, se cubren de heces y de tiempo.

Pero sí la cadera hembra, el cuerpo óseo en pie frente al miedo, surgido como una prueba de esperanza. Pero ni siquiera esperanza. Surgido como una caricia apenas, sólo una promesa de permanencia, un pequeño universo donde apoyar la cabeza, ubicar la derrota y descansar.

Y sea así el pensamiento, en ese hueco de calma, una mínima luz, un esbozo de poesía del silencio y de la paz. Y la osamenta se cubra de sementera, se haga cuerpo y piel, mujer amante y compañera.

 

CARAVAGGIO

 

Caravaggio herido, corre por una playa, a la orilla del mar. Estira los brazos como queriendo alcanzar el horizonte, quiere huir, saltar distancias. Caravaggio no sabe que el horizonte está hecho de chapa ocume, la playa de papel maché, el agua de plexiglás. Caravaggio no sabe que la realidad es un decorado. Caravaggio no lo sabe y lo único real es su miedo y su agonía; Caravaggio buscando un asidero, el respiradero, la libertad. Caravaggio, desesperado, grita un grito mudo, sólo aire, que expulsa de sí como postrera nota. Caravaggio, luego, cae muerto y el público, conmocionado como nunca, aplaude.

 

***de Las huellas del límite, Baile del Sol, 2014

 

 

JUAN MANUEL URÍA IRIARTE. (Rentería, Guipúzcoa, España, 1976). Creador del Festival de Poesía “Guardetxe” de San Sebastián. Fue miembro del mítico grupo GATZA. Codirige, junto con el poeta Beñat Arginzoniz, la editorial El Gallo de Oro. Ha publicado los libros de poesía: Puerta de coral (Ellago Ediciones, 2005); ¿Quién es Werther? (Biblioteca CYH, 2009 – Raktas / Viaje a la Luna Ediciones, 2014); Transformaciones (Baile del Sol, 2009) y Manzana de vaho (Editorial Quadrivium, 2012). Sus libros Las huellas del límite y Hablar porque la muerte serán publicados en breve por Baile del Sol y Raktas / Viaje a la Luna Ediciones, respectivamente, incluyendo una reedición de Puerta de coral, por esta última.

 

 

10 de Noviembre de 2014
1976, autor invitado, España, País Vasco, poesía, prosa, Rentería

¿algo qué decir?