Te Prometo Anarquía

la noche se cuela por las rendijas del gran estercolero de concreto para procear biliosas larvas y morfemas presuntamente asesinos

marvin monzón

 

[MARVIN MONZÓN]

 

 

* * * * * *

 

somos un enjambre de niños

que juegan a ser poetas

escribiendo blasfemias

con salsa kétchup

en las paredes

de los centros comerciales

y dicen “puta”

y dicen “mierda”

y dicen “Dios”

al mismo tiempo

con las venas

atiborradas de soberbia

y rebosantes de ingenuidad

disfrazada de valentía

aparentando

no albergar miedo en el pecho

ni a la sangre

ni a la muerte

ni al amor

 

A SOLAS CON EL VERBO***

 

y el Verbo se hizo carne

y entró en mi cama

y abrió las piernas

y me pidió un deseo

y otro

y otro

y otros más

y dejó su olor entre mis sábanas

afuera

el mundo seguía apestando

las calles seguían siendo ríos de sangre

el tráfico era pesado

el aire…

¿quedaba aire?

 

* * * * * *

 

Anoche me refugié en tu espalda

hoy es un nuevo día (dicen)

fuimos verano delirante bajo las sábanas

ocultándonos, inevitablemente, de nosotros mismos

pero todo pasa

yo ya lo entendí

no busqués entre mis piernas nada más

porque voy a escupirte el rostro.

 

SOSPECHAS DEL VECINO***

 

supongo

que en la casa de enfrente

vive un asesino

 

por las noches oigo sonidos

de huesos quebrantados

 

el otro día

había un cráneo

en su basura

 

no se ve mal hombre

al menos no tan malo

 

quiero entrar en su recinto

supongo que habrá sangre

dispersa por las paredes

en el piso

en el techo

formando siluetas de seres extraños

 

supongo

que podría presumir

de una hermosa colección

de órganos mutilados

 

supongo

que su padre

se enorgullece del esmero

con el que su Pablito

descuartiza a sus hermanos

 

supongo

que siempre almuerza delicioso

 

supongo que tendrá

un collar de ojos tristes

con la mirada perdida

fría

punzante

casi apocalíptica

 

supongo

que maldice en Do mayor

 

supongo que fabrica

heladitos tipo O positivo

 

supongo que no hay otro

 

supongo

que cocinó

a su inútil ayudante

y ahora vive solo

 

supongo

que en la casa de su madre

no lo tratan nada bien

 

supongo que me mira…

supongo que le gusto…

supongo que me apunta…

supongo que la sangre de mi cráneo

se convierte en un mal verso

mientras recorre

lentamente

su esófago maldito

 

PASARELA

 

(A la pasarela del Trébol)

 

luce la pasarela

sus gloriosas manchas de sangre

diluidas por la lluvia

las colillas de cigarros

y el vaivén de los transeúntes

que llevan en el pecho

un temor que se acrecienta

en cada paso

 

vendedores callejeros

llaveros

calcetines

cortaúñas

y también limones

limones, mamaíta

a quetzal la mano

y que salen buenos

y que aproveche

y que a dos metros

una piedra antropomorfa

extiende la mano

esperando caridad

y que una ayudita

y que por el amor de Dios

y que Dios se lo pague

y que ¡dulces de menta!

y que ¡chicles!

y ¡camisas, dos por choca!

y ¡limones, salen buenos!

y las voces que se mezclan

en una orgía sonora

que no tarda en ser llevada por el viento

junto con el ruido de los buses

y que ¡Terminal!

y que ¡Milagro!

y que ¡Obelisco!

y que ¡Florida!

y que ¡vivo con las varas

hijo de la gran puta!

y ¡el teléfono también, mierda!

y que dámelo te digo

y que PUM PUM PUM

se suma otra gloriosa mancha

entre el tumulto

de personas indefensas

y la pasarela no tiembla

disfruta serena la función

y una sonrisa diabólica

se le dibuja

para mofarse del cadáver

que yace bajo su vientre

disperso en el pavimento

arrollado mientras buscaba

un espacio más seguro para cruzar

que el pasillo que atraviesa

las costillas de la bestia de metal

 

OTRO FRUTO DEL CONCRETO***

 

ausente tu espalda larga

tu pelo fino

tu ronroneo y

tu lengua eriza

recuerdo tus pupilas

entrando por la ventana

aquella noche de agitación

y sombras infernales

 

el fuego de tus sonidos

que no quemaba

pero envolvía

la piel del alma

con su calor divino

me deteriora el pensamiento

como vigilia de noche polar

 

eres parte del concreto

pan, rapiña y polvo

humo en un cristal

símbolo de libertad

sutil bandera carmesí

sé que vas a renacer

en un cuerpo más pequeño

más agitado

quizás

con olor a inmensidad…

sé que vas a ser un colibrí

 

* * * * * *

 

me aferré a tu existencia

el día que supe de la muerte.

Navegué con octubre

lejos de tus pupilas,

pero vos, maldita,

conspirás con la penumbra

dándome la espalda de horizonte arisco

de piel impenetrable

soberbia y confiada

y sobria e indiferente

te reís de mis intentos de ser hombre

 

JUNTOS EN LA PENUMBRA***

 

ya es tarde

apagaron la luz del mundo

 

fuegos artificiales imaginarios

se esfuerzan en iluminar

las demacradas ideas del hombre

 

juntos poblaremos la penumbra

juntos la provocamos

juntos la sufriremos

juntos

en el infierno que nos creamos

 

LLUVIA ANGELICAL***

 

vi caer del cielo

extremidades mutiladas

de ángeles rebeldes

los techos de lámina

no resistían el impacto

 

como lava hirviendo

corría por las calles

la sangre angelical

inundando las casas más pobres

 

el mundo estaba hinchado

enfermo

podrido

así que decidió el suicidio

 

 

***Textos extraídos del libro Frutos de concreto (2012)

 

 

31 de Octubre de 2012
Guatemala Ciudad, poesía

2 intervenciones en “la noche se cuela por las rendijas del gran estercolero de concreto para procear biliosas larvas y morfemas presuntamente asesinos”

  1. Mónica Navarro dice:

  2. Juan Pablo Mondragón dice:

    la piedra antropomorfa ha golpeado estas y otras teclas de concreto

¿algo qué decir?