Te Prometo Anarquía

cuando la ingrávida soledad de la mirada ambulante buscó adosarse al rumbo y al destino, la Luna, presurosa, rehizo su presencia y fue esmeralda

edgar garcía

fotografía © flor de maría pérez

 

[EDGAR GARCÍA]

 

ESPEJISMO

 

No he vuelto al mar desde entonces

ahora sé

que vendrás y no a verme

vendrás y no existiré

la Luna ya no brilla

despertarás en mi tierra, en mi país

no habrá ojos tristes a tu lado

hablarás de amor y no podré escucharte

no podré decirte tanto

 

EN EL CAFÉ

 

En ocasiones me visita

—no tengo nada que contarle—

ni del dolor

ni de las caídas

ni del incendio en mi memoria

tampoco del agua que cubrió la casa

no sabe que entre más grande es su ausencia

me ha dejado de hacer falta

 

LUNES

 

Juntos nombramos cada ola

cada minuto

el mar dejándote ciega frente al mundo

es decir

frente a mí

 

Aún creo que vivo

en ese atardecer

en las campanas

en mis palabras

en el ventilador que sigue ahogando nuestras

lágrimas

 

El bar donde  entre risas creímos en la vida y pensamos en el pasado

el velero que nunca salió del cuadro

los focos que no dieron luz

la rocola

el baile, los besos

el vestido infinito

el Caribe

 

Todo mi ser que llegó a tus manos en un suspiro

el mar lo bautizó

 

SOY DE LOS QUE NO CONSIDERA

HACER DE LA DISTANCIA

UN OBSTÁCULO HE AQUÍ UNA PRUEBA DE ELLO:

 

el libro que prometí

ya existe

desde entonces admiro a la gente

que nunca logró escribir

lo que realmente sentía

 

RECORDATORIO

 

El beso de despedida

el Bar Perú

el loco en San Pedro Sula

el mar que te cegó

los besos que cantamos

el abrazo más frío de mi vida

las madrugadas y el final

la Luna, nuestra única compañía

las imágenes que borraste

los buses que separaron nuestros caminos

tus veinticinco años

mis palabras antes de partir

los papeles en tu cuarto

la única canción

Picasso y su extraño mundo

las luces apagadas

¿existió?

 

SI NO FUERA POR LA LUNA

 

Si no fuera porque agradeces tanto

la semana hubiera terminado igual que todas

despotricada en recuerdos

en los bares que pronuncian tu sombra

al fin de cuentas

los anteriores textos que guardo en la mano y en el alma

le hablarían de ti a la eternidad

 

GABRIELA

 

Gabriela es una niña risueña de vestido blanco

Gabriela adora a la abuela y extraña a su madre

Gabriela es impulsiva

Gabriela reflexiona media hora cada mañana

ama las fotografías y la naturaleza

quiere comerse al mundo

Gabriela le teme a la distancia

se aleja de Peter Pan

Gabriela se aferra a mi cuello mientras las olas nos golpean

cuando duerme es una niña indefensa

Gabriela tiene labios pequeños y usa anteojos vuela no me espera

Gabriela tiene un atrapasueños

se ríe de mis locuras

Gabriela salta conmigo frente a mi casa

y siembra un árbol frente a la suya

 

 

***Textos extraídos de Días de Luna (Metáfora Editores, 2012)

03 de Abril de 2012
1983, poesía, Quetzaltenango

¿algo qué decir?