Te Prometo Anarquía

no sabíamos que inhalar tanto óxido en una cama que se parte en dos sería encontrarnos solos y ataviados con el arcangel luminoso de la infamia (auto sacramental en 8 piezas)

pep balcárcel

 

[PEP BALCÁRCEL]

 

1

 

se nos olvidó todo

fuimos la nada

la razón de un amor sin sentido

caricias que nunca existieron

nuestros corazones desgarrándose

por un beso muerto

el amor se nos agotó

lo consumimos hasta asesinarlo

poco a poco

nos hicimos viento

                 suspiros

poco a poco

nos fuimos muriendo

nos hicimos uno

cuando te marchaste

nos apagamos los dos

 

2 ***

 

bajo el humo de la camioneta

en aquel lugar

donde hace una semana quise suicidarme

dejé las quimeras de poeta maldito

por primera vez

sobre una línea blanca y amarga

es aquel lugar donde la ilusión

suena en las notas del piano

que no me deja olvidarte

 

dicen que los sueños son reales

pero las verdades no suelen ser tan ciertas

 

allí he visto fantasmas

que se asoman por mi ventana cada noche

me gritan cuando me siento a escribir poesía

para mitigar la sed que tengo

desde hace mucho que no encuentro la diferencia

entre la calma y el odio

yo quiero cerrar los ojos

apagar el silencio

y regocijarme en el ruido

 

3 

 

soy el hijo de satanás

hecho a imagen y semejanza

de la ausencia total

enterré mi vida

en esta ciudad ataúd

escupí al suelo

y el suelo me escupió a mí

 

4 ***

 

olvidé la ternura

no conozco el amor

solo me quedó un libro de T.S. Elliot

y una enfermedad de transmisión sexual

 

5

 

no puedo

dibujar

el amor lleno de colores

sin mancharlo con sangre

la última noche sus labios

se iban haciendo fríos

perdían

la vida sus ojos

todos vimos

aquella

pesadilla abrazados

donde

una navaja

cortaba miles de sonrisas

dioses masturbándose

demencia

amargo sabor

el que ya no encuentro

en

tus labios

 

6

 

estamos en una casa abandonada gritos al fondo lloramos tomados de los brazos para olvidar que nadie estará de nuestro lado cuando salgamos a nuestra realidad ajena sangre en el piso que siempre será nuestra píldoras acariciándonos los labios diciendo que todo está bien la música se apaga bésame una vez más antes de olvidarnos las flores están muertas sucias  perdidas en lágrimas que se mezclaron con el semen de nuestro romance falso antes de extrañar la coherencia que nunca tuvimos porque el amor nos separó hasta que la muerte fría y puta nos tomó de las manos alejando el ardor de nuestra gargantas

 

7

 

despertar en un hospital

es peor que la muerte

verte conectado

a un suero

que te aferra a una vida

que no querés vivir más

los doctores que llegan

te dicen que estás

porque merecés estar

porque alguien arriba te debe querer

quizás en el otro piso

haya un imbécil que conozca el amor

ese sucio susurro

no te deja dormir

las palabras

no se pueden olvidar

son inyecciones

que se clavan en

en lo más profundo del corazón

y vos

dejás de ser vos

sos algo

nadie lo puede comprender

 

8

 

no soporto el aroma del cloro la lluvia cae por la ventana solamente hay un canal en la televisión pasan un partido de futbol vienen enfermeras con comida un libro y el periódico notas suicidas aferrado a una cama por obligación muerto en una vida estúpida que no parece serlo escondido del mundo tras una máscara de suciedad ojeras barba de hace días lágrimas erosionando al compás de una puta canción de reguetón que no se acaba el teléfono nunca suena solamente lo hace en momentos de sueño cuando nada es cierto porque el amor nos separa nos aniquila nos hizo sus esclavos y no quiere soltarnos

 

 * * * Tomados de Obelisco 65 (Letra Negra, 2012)

 

06 de Marzo de 2012
1993, Guatemala Ciudad, poesía, prosa

¿algo qué decir?