Te Prometo Anarquía

el tiempo, por esta vez acíclico, vendrá como un destello de neuronas a explorar desdoblamientos de palabras in situ

mercedes asencio

 

[MERCEDES ASENCIO]

 

 

SUPERVIVENCIA

 

En sus silencios

Soledad en multitudes

Incubando emociones

Desarmando palabras

Encajando quijadas

Ignorando vibraciones

Escuchando el eco de su voz

Perdiéndose entre la poesía ajena

Desconectando

Olvidando cómo suspirar

Sonriendo con máscaras

Sabiéndose lejano

Sabiéndose lejana

Eterna o temporalmente

 

 

ESTELAR Y LA MARAVILLA INEXISTENTE

 

Veinte vueltas al revés, todas en laberintos fugaces

Principio a fin en una explosión de sensaciones fabricadas

Vestuario infinito que en un momento detuvo a tus ojos de su trayectoria elíptica

Abrir la boca y parlotear como ente mecánico

Poco a poco perder la razón

Trayectoria tangente hacia la insensatez

Y mis carcajadas irónicas formando un eco que flota sobre vos

 

 

CICLO—- NACL

 

Se arruinó el reloj cucú

Los recuerdos resbalan por la piel, alojándose en los recovecos

Y se abre un abismo

A nadie le remuerde la conciencia si el alma tiembla de frío

Causa-efecto, frío-soledad

Yo cerré los ojos

Sólo la voz en la cabeza… persistente y escandalosa, como queriendo hacerse notar

Gritaba y aullaba memorias recientes que se evaporaron a la fuerza

Cayeron luego sobre la naturaleza muerta, habiendo resucitado, con sabor a sal…

 

 

SUEÑO HÚMEDO

 

Es otra vez la piel estorbándole

Revolcándose con sus pasiones

Generándole cualquier cantidad de pensamientos

Tan vívidos como intangibles puedan ser

Cerrando los puños para atrapar sólo aire

Apretando los ojos,  para que al abrirlos todo sea diferente

Respirando lentamente para retener el rastro de su esencia

Víctima de un masoquismo inexplicable

Arrastrándose sobre su dualidad

Ecos en su cabeza recordándole que si existió

Su ausencia creadora de vacío

Su ausencia con sabor a mierda

 

 

OBITUARIO

 

Le veo en blanco y negro

Perdiendo su mirada en ese vasto horizonte.

Le veo bajo la lluvia salada de un día no planeado.

Pongo play y vuelvo a escuchar su voz

Recuerdo la fragilidad del ser humano

Recuerdo que el tiempo no es más que una sensación

Recuerdo que hay algunos a quienes el viaje los toma por sorpresa.

Y pienso: “Larga vida a aquel cuyo legado aún no ha sido teñido de amarillo por el tiempo”.    

 

 

LLUVIA ÁCIDA

 

Ayer contemplaba el azul infinito.

 

Ayer no era tan azul.

 

Ayer era gris, ayer lo adornaban aviones.

Ayer creaba figuras de algodón, ayer el canto de los pájaros se mezclaba en mis oídos.

Ayer escupí al cielo.

….

…..

……

…….

Hoy, la escupida se multiplicó, bañándome en recuerdos, en smog y demás contaminantes.

Y yo con la superficie húmeda… sonreía.

 

17 de Marzo de 2010
1986, Guatemala Ciudad, poesía

2 intervenciones en “el tiempo, por esta vez acíclico, vendrá como un destello de neuronas a explorar desdoblamientos de palabras in situ”

  1. Carlos dice:

    Mercedes, bienvenida. Qué bueno encontrarte aquí. Un saludo. 🙂

  2. mar.de.isaac dice:

    Navego sonriente y demacrado entre estas letras.

    Un saludo a la creadora de estas letras.

¿algo qué decir?