Te Prometo Anarquía

hoy las hienas del Amo están de caza y por ríos de sus babas escenas de placer flotan como moscas

 

[LUIS VILLOND]

 

PLÁSTICO

Niños ignorantes, vulgares, modernos reventados como condones. Hermano, es que no podemos hacer más que pedir por las almas de quienes aun no han sabido interpretar las escrituras del consumismo: Abercrombie / Nike / American Eagle / Santa Claus, si supieran que nuestra publicidad los ha venido engañando y que a sus padres alrededor de los años 50 también les vendimos rebeldía con la moda de aquellos tiempos, supimos cuál era la tendencia,  ahora más que nunca sus hijos han caído en una trampa, costumbres idealizadas de tener lo mejor y es que así es, Señor, los emos tienen tristeza y mucho dinero para arreglarse el peinadito, Señor, los neopunks son niños entorpecidos sin ideales, en realidad si todos estos pendejos leyeran se darían cuenta que nos estamos cagando en ellos: si no sigues la moda eres un cretino, mal parido que terminará viviendo de las limosnas y de las risas de tus compañeros de colegio. Si te duele, pues existe anestenka, si arde es mejor profundizar la herida. Preferimos quedarnos acá, escuchando a artistas estúpidos, a niños bien que hablan de revistas pornográficas / iPhone / New York / Salambó / RBD (“y soy rebelde”, mi huevo), niños fresas disfrazados de rockeros o su equivalente…

(…)

―Pensá hijo, mirá, si te pago la mejor universidad vas a dejar de ser un cretino de mierda, serás un hombre de bien, vas a tener mejores oportunidades que los demás, ¿la del Valle, está bien? ¿Mensualidades altas para que te den un título, estará bien?… vos te mereces lo mejor, no quiero que seas un fracasado como todos esos indios que andan por ahí, no quiero que terminés vendiendo chicles o trabajando en un Call Center.

―Yo quiero ser un perdedor, ocupar un alto puesto en el Gobierno, quiero ser ladrón, papá; pero si soy emo / neopunk / hardcore / rockero / skater / reguetonto / marero… es muy mi problema, quiero ser un perdedor y tener un título que no me cueste, quiero llegar a ser lo que vos no quisiste ser, quiero tener carros caros y culos, quiero drogarme, embarazar a la puta de mi novia y no hacerme cargo del hijo que escupirá zonzo y ensangrentado de su vientre. Es simple, mirá: la raíz cuadrada de dos es uno, leer es un asco, una pérdida de tiempo. Todo es neuralgia: ver respirar a los travestis el humo negro de los buses…

―Papi, mirá a mi mamá, me quiere pegar porque me encontró una prueba de embarazo, dice que si estoy embarazada no quiere que aborte, cosa que quiero, qué dirán mis amigas / el abuelo / la prensa… o sea pues… qué asco, llegaré virgen al matrimonio, me haré una himenoplastia.

—Mi amor podemos ir a Sears, se viene la nueva temporada navideña, necesito comprar muebles, el nuevo arbolito, ropa de diseñador, el juego de tenedores de plástico a sólo cinco mil quetzales, hay que aprovechar mi vida, pues está barato.

(…)

… pobres incrédulos, consumistas de y come mierda, se desviven por lo básico, por lo que en realidad no vale nada, por tecnología. ¿Habrá otro ser tan animal que el ser humano? Según la lógica, deberían de pensar sobre satisfacer sus necesidades, que es lo que cualquier otro ser humano en su cordura sabe, pero no…, se desviven por miserables situaciones, por el amor, por el dinero, pobres idiotas a pesar que tienen o dicen tenerlo “todo”, pero para eso están para desperdiciar lo que con tanto sudor  les ha costado, según ellos. Pobres, en realidad son más pobres que los mismos pobres.

 

ESO QUE ANDABAS BUSCANDO

A San Google

 

Conchas y zapallitos y zapatos y accesorios para tu ipod, cojidas o cogidas, la literatura ilegal si es que tal cosa existe o la masturbación compulsiva, cajetillas de cigarrillos, exuberante tragedia la que se pasea por tus desnudos bostezos y teorías acerca del sagrado momento de la escritura, rayos y tramoyas y centellas, fuck, niños y niñas jugando a las escondidas en el parque, el frío viento de la calle, las veredas, el delivery express que no llega, la pedofilia caliente del viejo desodorante o… quién sabe.

Da Vinci nunca supo escribir ni una puta línea de código en Assembler, ni PHP, ni C++. Luciana Salazar tampoco, pero tiene una perra de mascota que juega tras las cortinas fantaseando con un blowjob travestí adolescente mientras te la miran de costado por webcam en esa estupenda galería de thumbnails que anticipa el bamboleo de las tetas de la vaca que fabrica la leche y cuenta chistes en los asados de los domingos. Un vulgar escarabajo va manoseándose la pija por ahí disfrazado de voyeur mientras se corre del camino dando paso a un desconocido que repartió una lista escrita por un crack del fútbol que fomenta el warez y apunta a develar los números de serie de fabricación de carros con stickers que para colmo exhiben el logo de movistar. ¡Extraña panoplia la de falsificar dinero siguiendo las sado instrucciones de un manual del cromañón! Y todo para terminar montando una maravillosa radio alternativa con podcasts en mp3 en contra de Shakira, Star Wars, Palito Ortega, el moco en el pizarrón y la marihuana del cuate que patentó una bomba casera sin crédito ni prólogo ni download o descarga pero con consejos e instrucciones para el cultivo de margaritas y jazmines que anticipan las tendencias y los colores de la próxima cogida en picada.

Lo anterior le pareció de muy mal gusto a una actriz porno de fantasía y entonces pronunció un par de frases más o menos inteligentes, puso una coma ahí, y un punto y aparte un poco más allá. Luego se dejó retratar por un dibujante que no era dibujante y se codeó con los intelectuales de turno, y al final del día resulta que no sólo escribió un libro sino que además plantó un teletubbie, coqueteó con una conductora de notisiete, grabó su música en un disco de vinilo y más tarde lo editó con bonus tracks en una edición de lujo con fotos, letra, comentarios y biografía de: Avril Lavigne, David Bisbal, Michael Jackson, Cannibal Corpse, Britney Spears, Jorge Luis Borges, Paris Hilton, Omar Chaban, Dan Brown, Fernando Alonso, Napalm Death, Jennifer López, Telma y Louise, Homero Simpson, Leonard Cohen, Yoda, Arturito y su hermano adoptivo, todo acompañado de poesía post dark no gótica pseudo gore, delirio progresivo psicodélico, recetas contra el aburrimiento y publicidades e historietas extraídas de libros de magia y viejos anuarios de revista.

¡Recórcholis!… dicen las malas lenguas que si uno logra pronunciar la palabra culeado o culeada repetidas veces durante treinta segundos sin tartamudear llamando al número de teléfono que aparece en pantalla, te obsequian una enciclopedia imprescindible de veinte tomos sobre la historia de la fotografía, los principios de la ingeniería social, exótica cocina oriental, incesto y masaje capilar, matemática del caos, trucos y malabares con fósforos quemados, la técnica del body painting, cine francés technicolor, anécdotas de don verga y miss pusa, el misterio de la gaseosa, sueños en caleidoscopio, sexo softcore, sexo hardcore, sexo grindcore y más sexo, sí señor, manualidades y artesanías y tutoriales y consejos varios y atletismo y diseño de interiores y la Biblia y el calefón y sin embargo: eso que andabas buscando, es muy probable que no esté por acá.

 

OUR LOVE TO ADMIRE…

Situó el cursor sobre la carpeta que nombraba X y luego de dar doble clic se desplegó una larga lista de videos porno que había descargado del Internet ―todo un coleccionista, ¿acaso no es normal coleccionar pornografía?― de todas formas dentro de se encontraba otra carpeta con otra buena cantidad de videos de Silvia Saint. Seleccionó su favorito, uno al que el mismo le había puesto “Finger Bang”, no dudaba de la calidad y el trabajo estaba bien realizado, algún día le hubiese gustado ser director porno. Claro, en ese instante tendría que estar haciendo su tarea de matemática, pero ahora se iba a entretener estudiando las escenas, encontrando errores; creía ciertas veces que las historias eran una porquería y que era evidente cuando las acciones terminaban en pisadera. Hay muy pocas-buenas películas porno en realidad.

 

Alguien tocó la puerta, el video aún estaba seleccionado pero no ejecutado, una especie de pausa; luego una voz cálida de mujer: su hermana. Le invitó a pasar, ella le preguntó si podría ayudarle en un nuevo proyecto que le habían dejado como tarea, algo relacionado con la química y la biología. Él dijo: claro, por supuesto. Habían nacido casi juntos: mellizos; con casi 10 minutos de diferencia, casi idénticos. Él se dirigió hacia el escritorio de la computadora, removió la silla notando que algo se encontraba en el suelo tirado, cuando se agachó ella le pellizco un cachete del culo, reincorporándose él le toco una teta mientras ella hizo un gesto de dolor/picardía/indignación. Comenzaron a reírse, se entrecruzaron un par de palabras. La computadora esperaba impaciente, el monitor no digamos, el teclado quería que oprimieran Enter.

 

Él sentó y como por arte de magia la película comenzó a contar su historia gráfica, algo hermoso, espontáneo. Una mujer de unas medidas más o menos: 90-60-90, operada, se hizo presente, llevaba puesto un bonito vestido, parecía casi una campesina  ―error en las películas porno, es muy difícil que la historia de la campesina levante el ánimo, pero bueno―, cabellos dorados acariciaban el aire, atrás una inmaculada tarde comienza a ponerse en tanto un cielo radiante parece un espejo que refleja el verdor de abajo. La actriz sigue caminando en busca de flores, corta algunas cuantas amapolas para después procesarlas químicamente.

 

Él comienza a inquietarse, se da cuenta que su hermana aún sigue en el cuarto, justo detrás de su persona. Ella le pregunta qué ve, él responde: porno. Ella no vuelve a decir nada, callada observa como se desenvuelve la actriz en la pantalla mientras camina entre la plantación de amapolas en la que se encuentra, y de repente sale un campesino tirado en el suelo descansando después de una larga jornada de trabajo. La situación comienza a hacerse interesante. La campesina se asombra al verlo ahí tendido, la cámara hace un pequeño close up a su cara y luego enfoca al campesino y su musculatura, entonces comienza a sonar la típica música porno-de-fondo, esa música que nunca va acorde con nada. Los dos observan, la música es como una breve introducción a lo que ocurrirá, entiéndase: coger. Los campesinos hablan, los hermanos se quedan callados y siguen observando, los campesinos casi que han terminado de hablar. Ella se pone una mano sobre el vientre en tanto su hermano sigue observando, el campesino ha optado por empezar a acariciar a la campesina; la campesina ríe – otra buena paja, piensa él – virginal. El campesino opta por besarle las pantorrillas, en tanto sube poco a poco también corre el vestido, la campesina sigue riendo, le gusta. Ella por otro lado baja su mano llegado hasta el pubis, su hermano sigue viendo inmune. El campesino llega hasta la vulva, ella también. Dos gemidos al unísono rompen el silencio de la habitación, él voltea a ver y nota que su hermana se masturba, le agrada.

 

La película sigue, los campesinos han optado por desvestirse y hacer un mega 69. Él siempre quiso imitar una película, ahora era la oportunidad. Poniéndose se pie tomó a su hermana por la cintura levantándola como haciendo que levitara, la llevo hacia la cama en donde le bajo el short, ella se limitó a seguir el ritmo, oh ella tan abnegada, espléndida amante / hermanos copulando sin miedo al pecado / bandido-asaltante-proxeneta así se sentía él. Aquello rompió en otro 69, parecía como si los protagonistas de la película también los estuviesen viendo e imitando. Cambio de posturas. Penetración / gemidos / movimientos por minuto en la habitación tranquila y ausente. Posturas y más posturas. Orgasmos.

 

Qué la vida está llena de contradicciones, cierto, pero hay que saber llevar la vida, porque no es cosa seria, la vida es un juego que demasiados hijos de puta se toman en serio. La técnica del perrito. Amor, eso es, una verdadera muestra de amor, de eso se trata ese miserable espacio: la vida. Sus manos le sostenían los senos, suaves capullos que aun tenían que retoñar, ella rebotaba. Cambio de postura: ella araña su espalda, mientras su lengua transita la parte trasera de su oreja. Falta poco para el último orgasmo, él pregunta cuánto falta, ella responde que la espere… ella le avisa, todo se rompe y se abstrae; como si la película estaba calculada, el mismo tiempo para los cuatro, eso sí, no hubo intercambio de parejas, imperdonable. Ambos se arquean, ella reposa su cuerpo sobre él, se dicen unas palabras, se besan se callan, se abrazan. AMOR eso es lo que queda.

19 de Noviembre de 2008
1988, Mazatenango, narrativa, prosa, Suchitepéquez

5 intervenciones en “hoy las hienas del Amo están de caza y por ríos de sus babas escenas de placer flotan como moscas”

  1. El Dilema dice:

    Buenisimo mano, que bien escribis

  2. Andrea Grimaldi dice:

    A mas filo en la lengua, mas cortes en las piernas. [si, señor].

  3. LuzdYaya dice:

    Ay la nueva era, consumismos y sus olvidados.
    No dejo de pensar en los nuevos Centros Comerciales, a ver que día vemos una casa de cultura del pelo de uno de estos no?

    Leslye Tánchez

  4. Luis Villond dice:

    Pues de hecho, ya está Sophos en Plaza Fontabella.

    Saludos…

  5. anonimodesdeelprincipio dice:

    jejeje, PALACIOS DE CULTURA DEL TAMAÑO DE ESOS MALL!!

¿algo qué decir?