Te Prometo Anarquía

San Miguel Petapa

junto al eco de la infancia, que es recuerdo de pisadas clandestinas en la noche, se escucha el vital rumor de… perros blancos

Solía despertarme la lengua fría y pegajosa de un perro blanco acariciando mis pies descalzos. Estaba tumbado en la arena y el sol abrasaba la brisa marina y la convertía en polvo de vapor.

28 de Septiembre de 2009
1977, España, Guatemala Ciudad, Madrid, narrativa, prosa, San Miguel Petapa, sin ctrl