Te Prometo Anarquía

y al final de la noche que nace en las vísperas del mar abierto discurrimos entre el quehacer emocional y la versión sine qua non de la conciencia

gabriela lemus

 

[GABRIELA LEMUS]

 

Al igual que la patria, el alma es un invento

 

¡Las mazorcas andan celebrando!

Se rumorea que se ha ido el alma en los matorrales

que no regresará jamás

Se pudrió entre el mohín del colono y el sacerdote

Entre su cristo y su muerte

No brotará jamás

Desalmadas dicen que fuimos las indias

Por tejer sueños y poner la vulva en lucha

Desalmados sodomitas dicen que fuimos los indios

Por negarnos a la blancura obligatoria

Celebremos, pues

que el alma ha muerto

Y que no torturará jamás

 

Monterrico, 28/6/2014

 

¿Y qué pasará?

Si algún día los tiempos ya no escurren tu calma.

¿Qué pasará?

Si tus escombros —penumbras coloridas que se extienden en lo más profundo de mis astros—  ya no alumbran tu canto.

Si el amor se convierte en el viejo tirano

y la ráfaga mente se olvida de la emoción.

¿Qué pasará?

¿Será qué te busco y te encuentro en las novelas prohibidas?

¿O en este mar tan incesante que me arrastra hasta tus pasos?

¿Será que te hallo en la utopía?

Decíme

¿Qué pasará

si te marchitás capullito de alhelí que florece en mi cuerpo y que me da vida?

 

Nomía con auto

 

Saltemos juntas en aquel campo

gocemos de su eterna autonomía

Porque no hay pueblo

que deje en yugo al territorio

Aún en él se encuentra el matorral de rebeldías

Saltemos

brinquemos al ritmo del pastito

que la milpa está por nacer…

 

Dos años

 

Las cenizas se reconstruyen, se vuelven papel

Llena de letras me siento, letras podridas que se transforman en basura

El erotismo se queda sin vida

Tú, fiel creyente, diezmario, saboteador

Yo, sin palabras, sin alma

Quisimos ser uno

El dos se fue lejos y aparecieron cuatro

No estabas allí, era mi murmullo

No estabas allí, eran los escombros

Ya no quiero esnifarte

Ya no quiero escogerte

Las células se despojan

Tus músculos ya no usurpan

Los árboles están sollozando

Las lágrimas que se quedaron adentro de mis párpados migraron a mi vientre

Mi cuerpo está llorando

 

Liberación orgásmica

 

Libéranos, orgasmo, de la estética lineal

De los falos bizarros y las torpes manoseadas

Aléjame de la trifurcación bendecida

Del bagaje de celos a las luces de un padre inexistente

De la usurpación que le han hecho a nuestras ancestras

Del despojo al territorio propio

De los velos, de los mantos, de la traición y los victimarios

De los caballeros, Pedro de Alvarado, Romeo y Julieta y otros cuentos

De las blancas ataduras

De la imposición romántica y la obligación de alumbrar

Libéranos, pues

De nuestras culpas inculpables

De la cruz y la espada

De la esclavitud impertinente

Devuélvenos entonces, eso que te destaca

Orgasmo titilante, resonante y placentero

La conexión con nuestra madre

Con su sangre

Que amamanta

La buena vida

La vida nueva

 

 

08 de Noviembre de 2016
1995, Guatemala Ciudad, poesía

¿algo qué decir?