Te Prometo Anarquía

infértil será el amor e irreductible el luddismo cuando Catulo nos hable de detritus y de hermosas malvas creciendo en un horizonte extraño

leonor silvestri

 

fotografía © leo balistrieri

 

[LEONOR SILVESTRI]

 

EPITAFIO: WU SHU

 

A mis amigas en Catalunya por salvarme.

 

I

Aquí se termina la primera mitad de mi vida
sangre que sangre mane sangre como maná
sangrar una lengua muerta, hacer un tajo
clausurar el pecho
cortarse un mechón de pelo.

Duelo, por la primera mitad de mi vida

 

II

¿Cuál es el balance?
tragar arena, morder el polvo
todo en el tintero morirá
la hoja no escrita de crepúsculos
puzzle que no encaja en la locura de este encuentro

No hay en tu territorio quien aloje mi querer
tierra yerma para recibir señales
bestia recelosa puro impulso reactividad
noche de mi desesperación que todo mi torso forma
un hueco por donde metés tu puño para extirparme
todo deseo de ser

 

III

Violenta oscilación, crisis existencial agravada, fobia clisé masculina, confusión primermundista, envidia de discapacitado anímico, neurosis de trámite bancario incesante, amor y odio catuliano, sutilezas velos y opacidades indetectables, inconsistencia emocional, neurosis puta y su síntoma, su drama de control, intenta resolver algo o matarme, la ansiedad del hombre está a la altura del corazón

 

IV

mito
hablar una lengua muerta
el Amor es sólo eso
y todo el mundo lo sabe

 

V

Presa de un poema de Plath
los espasmos vuelven y vuelven
y vuelven se duplican minuto a minuto
me contraigo la cabeza contra la puerta
la cabeza contra la pared la cabeza contra el piso
la cabeza rota
yo toda chiquita, toda carencia toda muertita en mí

quiero despertar o morir

Apilo la entereza para dirigir ciega
mis radares hacia los faros, migas de pan
nimiedades en una arqueología que me alcanza
para reconstruir mi ciudad
sin torre y sin puerta

Busco en esta mañana de pocos amigos
ramitas secas, hojas en la calle
razones para existir
persisto
no todo es vómito y kebab en las calles de Inglaterra
no todo, hielo y bolsas navideñas
cobarde pacifismo bienpensante
no todo está lleno de buenas intenciones y control

Vuelvo a encontrar los deseos por las cartas entregadas a las amigas
bien dispuestas vuelvo a encontrar a los amigos que me esperan
proliferan en mi sangre militantes de nuestra soledad
colectiva

 

VI

Será como abandonar un vicio
un cigarro sexy en la boca el humo
Garbo
no contiene, no sostiene
mal conocido, volvemos a él
arrastrando los pies
para aferrarnos y no caer

 

VII

Cursi y rosa en el último minuto
antes de partir, sí antes de subir a un avión
podría ser el último
cuando los amantes hablan
del amor y del extrañarse
del deseo y del reencuentro
siquiera tal vez de lo bien
que la pasamos la otra vez
vos hablaste de compartir mis libros
con otra persona a la cual hasta ahora
olvidaste mencionar

Esa es tu idea de becario de la deconstrucción

Podríamos haber hablado de la esperanza, del creer, de la fe
mañanas nevadas, mañanas mullidas
edredones y sexo de revoluciones
vislumbrar pequeños fractales de manada
mi barrio el tuyo el nuestro
el futuro aquí y ahora, aquí y ahora

Pero no, mejor, no.
Decidís por mí una vez más
tramitar tu involución destruyendo a mi otra parte

 

VIII

Aplico la hipótesis del tiempo
¿Qué seremos o volveremos a ser?
un recuerdo o el olvido del anecdotario

A house of brick in Japan using electricity inhabited by lovers

A la noche prendemos una hoguera delante de la audiencia y
sacudimos los cimientos con primeros ruidos
ejerceremos presión sobre la estructura del tiempo
avisamos:
cada quien puede hacer lo que le apetezca mientras esto
dure
—pero no dura—

Ballenas, todo el sonido del mundo en esta sala vacía
sonido, anarquía, Anarquía, Silencio, Amiga, anarquía Poesía, ars politica
el arte de la soledad, el arte:

no dejarme herir nunca más, zaherir.

Subir la guardia, jab jab, cross, hook, uppercut, frontal al pecho, circular a la cabeza
te alejo

bajar la guardia
Wu shu, dejar pasar no armar el ring, combate inexistente entre tu discapacidad y mi carencia

 

IX

A fuerza de no olvidar
uno a uno los agravios
desaciertos improperios
memoria y olvido
recordaremos por qué
nos fuimos yendo
sostendremos el esfuerzo
la angustia cederá
sutil corte en el vientre
una cesárea impuesta

A fuerza de recordar la soledad infinita
sumida me encuentro

Odio adiós, no todo es perdonable

No volveré

 

X

Arrastro la pala, sepulturera
el cuerpo al hombro
cavo una fosa
honda oscura ronca profunda
es como el llanto hueco de una amante
como el hambre de amor rancio
ahi dormirá esta fatalidad
clavo una estaca de acero y 3 balas de plata
en tu pecho
incrusto un ladrillo en tu boca
silencio
nunca más me harás callar
echo tu cuerpo adentro
tierra y cal polvo al polvo te cubro
estás muerto
en la superficie trazo un pentagrama con sal
escupo mi última sangre mi último vómito
encima una tonelada de mármol
Carrara para liquidar
este romance para que
jamás vuelva a surgir
ni en forma de poema

 

ANTIESPECISMO

una mosca muere en la mesa de mi cocina
una mesa blanca, una mosca negra
el sol es blanco y amarillo
la mosca brilla, tornasol
la muerte de la mosca es la muerte
la muerte del amor no es la muerte
describir el espanto, escribir del espanto,
escribir de tu locura, escribir sin pausa,
sobre la muerte sobre la mosca, sobre nuestro amor
muerto. tengo la atroz lentitud
del olvido y temo el instante de pavor absoluto
la locura también parece muerte, pero no es.
aun veo, aun veo la mosca en la mesa blanca
como si fuera tu voz provocando mi locura en
esa ratonera, contra las paredes, sobra la mesa donde
la mosca elige morir, donde elijo escribir, y
no olvidar el debate entre la soledad y la muerte
entre la vida y el amor, triste pero no trágico,
como dejar un vicio incontrolable
no por eso menos placentero.
elijo vivir el invierno, la vida injusta,
el horror absoluto de la incertidumbre
elijo vivir la calma de tu ausencia.
de a ratos lloro por la irreductible muerte
de esta mosca. no llorar nunca es como no haber vivido
esto también es necesario que suceda, inútil hacer tangible
la desesperación y el desconsuelo que conlleva la vida, la muerte
el recuerdo de la desesperación no nos mata
la escritura avanza es viento, está desnuda,
pasa como nada pasa en la vida, pasa y se vuela
el cuerpo muerto de esta nada, de esta mosca, ya no viva
pasa como nada pasa excepto esto que llamamos vida.

 

JAMES TOWLE

A Dariush, en su cumpleaños 34.
Para les sufrientes por amor.

La cama está vacía
la forma de tu cuerpo
en ella
quedó grabada con un punzón
caliente en mi cabeza
cada vez que me meto.

Pero,
materialmente hablando,
no queda
nada de vos.

Así,
pasarme las horas
tratando de recordar
cómo sabía tu piel
qué olor tenías
cuán suaves eran tus manos
cuando me tocabas.

La razón, ¿quién la posee?
vieja mala, no me permite
pensar.

La mente nunca ha sido una aliada.
Solo a través de nuestro tacto
la razón se sindica a los sentidos.

Así,
olvido por qué es
de algún modo siniestro
una suerte que esta cama hoy
esté tan solo llena de mí.

 

* * *

Amarte así, amarte
¿haberte esperado
toda una vida?
¿seremos los últimos?
destructores de máquinas
amamos como si fuéramos a quedarnos
toda la vida en Liverpool fabril
cuna de paño irlandés.
¿y si fuéramos los últimos?
amarte así
haberte amado
tanto

Hace siglos que juego este juego:
los cuentos no se cuentan rectos
la honestidad propia no existe
nadie puede dar cuenta de si
todo es pura inquietud y desazón.

De memoria
me conozco los mecanismos
con los cuales
quienes aun se aman
escapan al dolor indecible
del fracaso
y de la pérdida.

¿Por qué demorarme ahora en esta historia?

Impelida recodar
el amor es puro intento
propulsión sin resultado.

Testimonios remanentes inconforme:
actas de juicios, informes de autoridad,
sesiones de terapia futuras
dedicadas en exclusividad, poemas y fotos,
algunas canciones.

¿Existe un espacio de audición
cuando el lenguaje es
ecolalia, balbuceo, clausura?

Petitio Principi:
fracaso luego soy
anónimo, frágil, débil
casi absurdo.

Me opongo
a los símbolos de una economía política
triunfante.

El amor sigue siendo una maquinaria imposible
de adquirir y administrar por mis comunidades
me encuentro en una etapa artesanal de la conciencia
amatoria, de nuestra ética.

De todos modos,
Violencia, nuestro pacto ya no se quebrantará.
Atacar la casa del patrón
sabotear sus resortes
siguen siendo mis tácticas.

 

* * *

Quien no dobla las rodillas
se le rompe la cerviz
la nuca quebrada
a la fuerza
cae por el pozo de la horca vociferando
un viejo himno libertario
silencio
las cuerdas se anudan en cerrazón
de horca, juego infantil hoy
en horas libres.

En fin,
nada que se acerque a la verdad.
Ned Ludd nunca existió:
solo un nombre pergeñado para despistar
una trampa casa bobos.

Entonces ¿cómo podré encontrarte?

Ludismo, romper la máquina
de lo que nos interpela
ideológicamente,
nuevo crimen legislado
por el deber ser del amor.

Me abrazo al cuello de caballo
de lo que está por devenir
construiré eslabón de un engranaje
que se fragua a fuego lento,
sobre mi regazo reposa
un amante, o un gato mortal.

La paradoja:
fundición alejada de la humanidad,
ama y propietaria,
marcha por la panamericana
hacia el progreso

Ninguna sublevación espontánea
ninguna ficción del espíritu
salvaje emerge del vacío.
Por generaciones se transmite
una herencia de maltrato,
saberes resistentes macerados
para escapar a la lógica maniquea
de las culpas, las reacciones estímulo-respuesta,
el gran dirigente de las facturas a pagar.

Si el juego no es nuevo
habrá otros jugadores
otros últimos destructores de máquinas
tal vez nosotros mismos
seamos otros y volveremos
a jugar.

 

LEONOR SILVESTRI. (Buenos Aires, Argentina, 1976). Fugada de la violencia de género mujer hacia cualquier lado donde la heterosexualidad como régimen político no la pueda capturar. Forma parte de la plataforma Ludditas Sexxxuales que publicaron Ética Amatoria del deseo libertario y las afectaciones libres y alegres (1°ed. 2012, 2° 2013 y 3° de. 2014) y del grupo de afinidad en constante devenir Manada de Lobxs que publicó Foucault para encapuchadas (Ed. Milena Caserola). Poeta, escritora, traductora, ensayista, performer, activista e investigadora. Forma parte de una extensa lista de antologías de poesía locales e internacionales. Ha publicado Guerra Fría (Ed. Germinal, 2014); la compilación y traducción de Irlandesas, 14 poetas contemporáneas (Bajo la Luna, 2011); el ensayo Catulo, Poemas. Una introducción crítica (Santiago Arcos, 2005); Acerca de las costumbres de los animales (Ed. Infamia Trascendental, 2012); El Don de Creer (Curcuma, 2010, Ardiente Claridad, Ed. Germinal y Santa Muerte Cartonera México, 2009), así como varios poemarios bilingües y libros de diversa índole. Ha viajado por Centro América y Brasil y Chile con su mochila y libros al hombro y ha vivido en Irlanda, Inglaterra y España. Convive con la así llamada enfermedad autoinmune Crohn y una gata gorda; y siempre que puede practica deportes de combate a nivel competitivo amateur, dancehall y reggaeton.

19 de Marzo de 2015
1976, Argentina, autor invitado, Buenos Aires, poesía

¿algo qué decir?