Te Prometo Anarquía

como un niño que empuja el esqueleto de una rueda en una calle vacía, así va pasando el hechizo lunar sobre los versos que lamen la calma

ana gabriela asturias

 

[ANA GABRIELA ASTURIAS]

 

LITERATIVAS 

 

Emergen las turbaciones como por costumbre.

 

Y en mi humanidad, aún latente,

se estremece el pulso magnético de todas las

noches desnudas en la madrugada,

resonando en los sentidos el llanto sin lágrimas

de quien odia indefinidamente

las tentativas del cosmos y la vida.

 

Cápsulas insulsas me tragan para calmar

el dolor innato de lo ajeno,

para escribir la breve carta del suicida…

para delinear el rastro de pólvora en las balas

que he de albergar un dia, en lúcida calma.

 

CRECER EN LA HERIDA

 

Mis males crecen como frutos

heridos sobre la tierra,

y los dolores necios que no preceden

al olvido, aún te acompañan.

 

Cierro tus puños, como si fueran los míos,

y como si fueran ojos,

trato de golpear esas tinieblas que nos cobijan

entre un susurro de malos sueños,

sin saber si despertar o dejarnos caer.

 

Somos sólo esa consecuencia,

la ecuación animal mal lograda,

la presencia en las cosas que hacen daño,

el tormentoso eco de palabras nunca relegadas.

 

RASTRO DE AGUJAS

 

Con la misma precisión con la que el tiempo

clava sus aguijones en mi boca,

un enjambre de rosas rojas

me sangra desde el vientre.

 

Doy a luz

a la miseria

que me llama,

desde su infancia perdida.

 

Y busco entonces, sin saberlo,

mi purificación en la hoguera.

 

MEMORÁNDUM

 

La niñez se me ha fragmentado

        en mil suspiros,

aún puedo escucharla.

 

      Encerrada en cuerpos obscuros,

                  en rostros que rompen

               en agua la medianoche,

                     que mojan la cama

                     para no estar solos.

 

ADENTRO

 

En las calles que olvida la memoria

se agita un estridente susurro,

que calla de repente

y vuelve a empezar.

 

Se repite en lo profundo de los sueños

una noción sin tiempo,

un quejido constante,

un eco sideral.

 

Los espectros de una

psicógena amnesia,

el principio de incertidumbre.

la lógica demencial.

 

El grito en los recuerdos es un

eterno insomnio sin párpados,

el sentir de la guerra que no ha terminado,

ni ha de acabar.

 

ESTEPARIA ARBITRARIEDAD

 

Ebria entre despojos,

la maternidad bastarda

escupe caridades humanas

con la quijada rota.

 

Y el huérfano,

es sólo un río que canta

en tu amargura suntuosa.

Madrastra de las intenciones,

el recuerdo muere inocente en el gesto

descalzo de tus uñas,

para dibujarle al desgarro,

una sonrisa en el rostro.

 

REDESCUBRIR

 

Te redescubro en el paso muerto de las aves,

cuando sienten el olor de la carroña.

 

Precipitadamente me dejas caer 

en ese abismo de dolor inmaculado.

En la mañana crepuscular

en donde terminas y acaba.

 

Sin suspiros, sin finales alternos,

sin palabras entre líneas,

sin besos clandestinos,

sin miradas bajo la cama.

05 de Junio de 2012
1989, Guatemala Ciudad, poesía

2 intervenciones en “como un niño que empuja el esqueleto de una rueda en una calle vacía, así va pasando el hechizo lunar sobre los versos que lamen la calma”

  1. EL SERGIO dice:

    La habilidad de trasmitir con sensibilidad y estilo es un don que pocos poseen, exclente trabajo te felicito por tu destreza.

  2. Bárbara González dice:

    Amiga eres única , que orgullo eres para Guatemala, tanto talento , tanto conocimiento plasmado ,erudita de la poesía ,sabes que podes lograr tanto , sos grande , estoy orgullosa de vos ,gracias por tú amistad.

¿algo qué decir?