Te Prometo Anarquía

con ausencia de testigos, el hombre pez se hace anguila en la corriente y avanza esquivando anzuelos, disparando microrealidades en viaductos interiores

luis hurtarte

 

[LUIS HURTARTE]

 

TIERRA SÚBITA (I)

 

la soledad empieza

cuando veo mi reflejo

al final del vaso

el tuyo a lo lejos

en cristales del otro

del otro siempre

 

el último penúltimo trago

recuerdos mal-recordados

hasta vomitar la nostalgia

que retrata tu adiós

 

el último penúltimo trago

– otra vez

 

volvieron a correr

tus riachuelos

a emerger tus montañas

en la topografía

de mi rostro

 

te recuerdo espléndida

como los abuelos

de los abuelos de…

que si te recuerdo

como te conozco

mejor no empiezo

 

el último penúltimo trago

trago mis palabras

ojalá pudieras

huir de ti

 

NO HAY NUBES DE MAR

 

tus manos son un silogismo entre mis dedos y caminan por cementerios de cielos soleados. desde el reflejo de tus lágrimas de lluvia muerta, un idiota me grita al oído: sí sí, el mar está lejos y vos… inalcanzable

 

mis manos mientras tanto acarician los espejos

¿cuánto falta para abandonarte?

 

si amor, la lejanía es física

si adiós, el amor es para ti

 

regresaré a traerte, a lamer luz de ventana y saborear como siempre el último verso de mi última semana de verano

 

LAS PALABRAS RARAS

 

hay realidades

tan pretenciosas

dioses ocultos

en castillos de cenizas

que desaguan su existencia

en clepsidras alcohólicas

 

sueños lúcidos

donde las pesadillas

sueñan ser sueños

y los fetos

tienen hijos

en el vientre de su madre

 

dime entonces

si tu tristeza se asemeja

al llanto de la silla

del hotel

de la pequeña sinfonía

si es que es tan fantástica

para nombrarla

“onírica”

 

QUIENES CORREMOS Y GRITAMOS POR LAS CALLES

 

somos contemporáneos

en dimensiones esenciales

no-poéticas

incubados en las entrañas

del progenitor de los tiempos

iguales

 

somos el niño de la foto

la escultura de lágrimas

la caricia que queda

del sueño al despertar

 

ESA NIÑA

 

Esa niña, sabes, tiene ojos verdes

pero no de esperanza

de putrefacción

de silencios

de mi

de ti

 

MAÑANA MI

 

despertar un poco más temprano y desayunar un poco más liviano – tal vez así amanece más rápido

 

quiebro codos en la mesa

pensamientos sin querer

en tu espejo los deseos

lavan lágrimas y llanto

 

lavaré yo lejanías

con las manos en las sienes

la mirada contra el suelo

y el recuerdo de alguien más

 

que hay veces que la luna, veces hay que sale el sol y algunas otras en que no

 

espera que se escapa

la belleza de la muerte

espera necesito

sostenerme entre tus brazos

amanece y volveremos

a saber quién es el otro

 

mientras tanto la mirada escapa a todas las ventanas. no llores aún, la lluvia está apenas por caer

 

[ ]

 

en cada moneda

soy virtual decadencia

mañana…

forzaremos las rodillas

por hoy

14 de Marzo de 2012
1991, Guatemala Ciudad, poesía

¿algo qué decir?