Te Prometo Anarquía

secuelas quedan mientras ideas corren en hipódromos demenciales y la templanza se vuelve feroz compañera de una imagen que es palabra, acaso sombra

camilo v. rodríguez

[CAMILO V. RODRÍGUEZ]

 

SENECTUD I 

 

Esta sonrisa de oreja a oreja

que le embriaga de calor

no ha venido así nomás

ha requerido tiempo, señora

sus males, su historia

Se necesita conocer el fondo

la bartolina triste y la camisa de fuerza

la borracha soledad hirviendo en Petrogrado

o allá donde siempre quede

el desierto helado de nuestra paciencia

 

Aún recuerdo los paseos que no tuvimos

en la campiña francesa

la cacerola de liebre en salsa de hongos negros

el mantel cuadriculado y la exquisita merienda

Pero siempre se desordena nuestra mitología

tan escabrosa y colosal, o tan siniestra

que nunca nos faltó ventana en el castillo

para contemplar a plenitud toda tortura

 

Usted que es tan poco memoriosa

que olvida sus propios males

se esconde de las pesadillas

en un capullo cálido de seda

En cambio, me ha nacido una armadura

y soy el puercoespín que nunca olvida

que vive pinchando caricias funestas 

que se abriga con el fuego de un basurero

y que con todo eso

todavía ríe de vez en cuando

 

DIVINIDAD 

 

La trompeta de Jehová

anuncia la destrucción de Sodoma

            

Un futuro sin rodeos

y el hueso tecnológico del chimpancé

destruyen el Reino de los Cielos…

 

SI SON… QUE VUELVAN

 

En la hoja de papel a rayas

color mostaza melancólico

caen bombas de tinta negra

l-e-t-r-a p-o-r l-e-t-r-a

Nombres de mujeres

que debieran ser innombrables

son en cambio nombres gastados

sin maldiciones que valgan la pena

 

Se dobla  en la hoja una avioneta

y se empieza por la esquina ajada

el juguetito de papel

queda humildemente aerodinámico

y despega desde el puente

llevándose las letras con el viento

 

ALGO ASÍ COMO EL COLOR DE LAS HORMIGAS

 

Todavía falta que se asome

el ocaso de celajes taciturnos…

 

Una patada quizás espabile

para dar cuenta de lo ignominioso

de esta ignominia

 

Tal vez queramos en  serio

botas sobre nuestros cráneos

que los vientres sean desgarrados

nuevamente, haciendo parir

el capullo intempestivamente

 

(Un saxofón gritando

escalofríos cadenciosos

que se alisan en el viento)

Qué clima: atmósfera

para soñar pesadillas

mientras cantamos el réquiem

                   [con los labios rotos

                                      a palos]

 

Bienvenida entonces la espera

desapercibidas y flemáticas esperas 

Yo dispondré la mía con insomnio

desprendido

en una francachela báquica sin tapujos

Dicho sea de paso

quedan todos invitados

 

POEMA DE UN TAL

 

En uno de esos lugares bizarros y profundos

un restorán con  algunos cocainómanos

donde se bebe a hasta las siete a.m.

un poeta osa pensarse

no como el poeta que lloraba en su mesa

no siendo tan típico del todo…

 

Aquí y ahora

allá y nunca

de cuando en cuando

                      [Soy un poema sin rimas (o con pocas)

                       escrito en un  libro de arena]

                      [un futurólogo que se suicida en el presente]

                      [el cosmonauta que no logró despegar]

                      [esa  mísera pestaña en los cabellos de ella…

Sean bienvenidas, mariposas, flores y alimañas

soy eso  y mucho más:

                                         tengo una paja en mi agujar]

 

VOLUNTAD DE PODER

 

A Friedrich; el loco más simpático que ha existido

 

 

Soy el tipo más genial

de la historia de la Historia

 

Y ustedes…

bueno, mírense

se acaban de parar en dos patas

01 de Diciembre de 2011
1991, Guatemala Ciudad, poesía

4 intervenciones en “secuelas quedan mientras ideas corren en hipódromos demenciales y la templanza se vuelve feroz compañera de una imagen que es palabra, acaso sombra”

  1. Cesar dice:

    Felicitaciones Camilo. Te prometo Anarquía es un espacio idóneo para que más personas te lean y sepan de vos. Un abrazo.

  2. Rodolfo González Galeotti dice:

    Sht…Camilo…te osaste pensar en “Los Amigos”
    Pero ya en serio…¿Donde dejaste a la Realidad?
    En el bar?
    En la calle?
    o buitreada en una burra que iba a la 18 calle?

  3. Camilo Villatoro Rodríguez dice:

    Bueno, Chofo. Supongo que la realidad se disfraza con metáforas en la literatura, o lo que es igual:las mentiras nos cuentan la realidad, sólo que se necesita buen oído para distinguir sus voces.
    Si quieres una “realidad” con toda su parafernalia, visita La jornada o Telesur, qué sé yo…

    Y, no era Los amigos, a donde sólo acuden alcohólicos. Es otro, te lo dejo como tarea.

  4. Maria José Cáceres dice:

    muy buenos Camilo!

¿algo qué decir?