Te Prometo Anarquía

se multiplican con magnánima ilusión alusiones que entonan el anhelo del ser… en el aire, en el ambiente

gabriela xon

 

[GABRIELA XON]

 

 

POEMA DEL INDIVIDUO

 

Yo no soy ni mujer,

ni hombre, ni alimaña,

ni lo carnívoro de una planta,

no soy ni siquiera

un fragmento de todo esto;

y en mi cajita de sorpresas

no existen joyas de princesa

acomodadas, almidonadas, ensimismadas,

agotadas de tanta autoestima;

de ahí se descubre que el sol

tiene formas diferentes de tostar

tanto las frentes ignorantes

como las espaldas presumidas;

y yo sigo

sin ser oveja de ningún manantial

—mi color tierra es natural—

no tengo sustantivo, ni sinónimo

ni tampoco antónimo

soy presa de un universo

en donde babosas y espirales

bailan juntas y separadas

algunos valses…

yo no soy siquiera

ni tampoco me siento

no aspiro a parecerme

en ningún momento

y no me siento comprometida

ni con él, ni con ella

ni con vos que leés esto,

ni siquiera con el pasado

pues yo no tengo ancestros

sin embargo el sonido de mi sonrisa

el más fiel de mis reflejos

sigue sin tener dueño

ni el amor, ni las angustias

ni el pueblo, ni el dinero

ninguno ha logrado comprender

que si algo no poseo

es dependencia de algún precepto,

ni miedo a un prejuicio,

ni odio, ni resentimiento,

ni pretensión, ni amarguras,

ni regocijo en los espejos;

yo poseo los colores y las letras,

y los sonidos completos

y al sol que comparto

solamente con mi alter ego,

todo lo demás… se lo dejo a ellos.

 

 

DEDOS Y ESPALDA

 

Tocás mi espalda y así

desnudas mi alma,

tus dedos disimulados

rodeando mis carencias

(propiedades de otra)

bailan tap y ballet y charleston

y gritan y saltan y se alborotan

y patinan sobre mi espalda de hielo

sobre mi espalda estremecida

sólo por las yemas de tus dedos…

tus ojos, tu boca, tu mente, tu corazón

se dirigen hacia otro lado

conquistas otras tierras

con tu método de estratega soldado

sólo tus dedos, tus dedos están cerca

cerca de las orillas de mi blusita

y las mangas de tu sudadero

que transportan tus caricias

y me hace pensar en las gotas lluvia

cuando borran la tiza del suelo,

no existe un mundo, ni ellos

no existe la música o los tiempos

no existe la política y las superfluidades

sólo tus dedos y mi espalda están existiendo

tocás mi espalda y yo siento

que tocando mi espalda me estás queriendo.

 

 

SURCOS DEL CIELO

 

Talvez en otras dimensiones

nos encontramos con las manos

con las huellas dactilares a lo que da

con las sonrisas juntas

con los besos sutiles

con las miradas tiernas y las palabras enamoradas;

mientras tanto hoy,

que las milpas son altas

y los cielos celestes

y los vientos son fuertes,

yo sólo te puedo ver en la distancia

quizá no común porque te rozo

sino esta distancia hiriente

que no habla, ni ríe, ni miente

estas cosas de la vida

este fingir que no entendés

cuando te hablo con (in)directas

y vos sólo volteás la cabeza

o intentás la estrategia kamikaze

y yo sólo tiendo a cansarme;

y entre los surcos,

tomando cordones distintos,

nos soltamos los brazos

y nos damos adioses despedidos.

 

 

OTRA VEZ LA MÚSICA (FRAGMENTO)

 

Ese caminar que sólo tú haces tocando notas

con la planta de tus pies descalabrados

de tus dedos finos sobre el papel del mundo

dejando impresiones varias y sonidos variados

tus lenguas de tenor menor y de cantor desafinado

tus llamados y el olor del cigarro

el soul que ahora sueño es tu rebaño

las vibraciones del instrumento de viento

y el otro que no sé con qué ha sido producido

tus flores de olvido

regando sus colores fuerte e inolvidables

entre los más dolorosos destellos de mis ojos

tu voz desgarrándose a sí misma en sátiras extrañas

tu firma aburrida y quimérica

tus dedos, tus dedos… otra vez tus dedos

tus dedos trozos de melón que comer

a un hambriento árbol de panes migajados

a un sediento pozo de agua salada

a una vuelta, a un grito del alma

a un sordo cantor de la alegría

a un artrítico pintor de la vida

a un ciego bibliotecario

a mis autores de vestir

a los que dedicaron sus cantos al agua oscura del cielo

que se aproxima después del último destello

a mis amigos inconstantes en sus cariños

a mi familia aterrada de tantas palabras

a ti que me miras y que escapas

a la MÚSICA que es mi noche y mi mañana

es mi tarde y es mi mañana

es mi hoy y es mi mañana

es mi nunca y mi siempre

es mi eterna soledad de ponientes trenes

es mi vida y mi glorificat a Dios

es mi único recurso de consuelo

es mi dolor es mi anhelo

es mi poesía mis libros mis quetzales

son mis flores sembradas por otros

es mi lágrima que ahora corre a toda prisa

es este dolor que no se elimina

es este sonido que entra y sale de mi vida

ah… la música, la música… otra vez la música.

 

 

VI

 

Voy caminando de mi cuerpo hacia el tuyo

de mi alma hacia lo más profundo

voy en cuesta hacia tu cenit

este magnetismo que me empuja hacia ti

este dolor que a mi corazón hace gemir

y me hace sentir como Jesús en el Getsemaní;

voy con los tiempos pasados como resaca

con tus viejas miradas sobre la espalda

caminando con tus buenas palabras

que yo clavé en mí, hechas navajas

el pequeño alado me dice que así

es como te encontraré mañana

y es que sintiéndome entre tus sábanas

me siento como buda entrando al nirvana

voy acercándome a tu espalda

voy sumergiéndome en tu mirada

con tus caricias que no alcanzan el olvido

porque fuiste profundo conmigo

y te sigo amando a pesar de lo que has dolido

a pesar de lo que has destruido

porque te viste en mis ojos como espejos

yo me siento como el chac al haber llovido

estoy tan cerca de escuchar tu música

voy solitaria gritándote la palabra ultima

me acerco y te vez tan feliz

me alejo y tú sigues estando así

me parece que no seré igual al irme de aquí

y me siento como Moisés en el Sinaí,

voy caminando y estamos en el mismo mundo

estamos compartiendo el mismo ayuno

vamos juntos de la mano con los ojos ocultos

los abrimos: queremos saber si es cierto

queremos saber que no estamos muertos

y aunque es verdad que es confuso todo esto

yo me siento, como Mahoma con el pecho abierto,

porque contigo ya no somos dos divididos

porque contigo somos un solo ser erguido

porque nos completamos juntos en este amor

porque somos dos cantando una canción

porque estás a mi lado y yo estoy con vos

me siento como Huidobro escribiendo el Altazor.

10 de Noviembre de 2010
1987, Chichicastenango, poesía

8 intervenciones en “se multiplican con magnánima ilusión alusiones que entonan el anhelo del ser… en el aire, en el ambiente”

  1. klaudia dice:

    simplemente extraordinario!

  2. Lupita Diaz dice:

    Es totalmente un Don de Dios puesto en una mujer que con sus luceros y risas alumbra no solo su propia vida atravez de letras convertidas en gritos, sino tambien alumbra la vida de muchas personas que tenemos esa bendicion de conocer la perfeccion de Dios atraves de sus imperfecciones porque esas imperfecciones la hacen ser quien es hoy y que la apartan del monton para sobresalir sin querer pero que el Dios bello que la ha visto la ha puesto al frente. No temas ni desmayes!, porque para grandes cosas te han llamado….. te kiero mucho hermana mishin 😀

  3. RICARDO MEJIA dice:

    NADA Q ENVIDIARLE A LOS DEMAS POETAS.. SOLO PUEDE DECIR DOS PALABRAS…. “SOS GRANDE”.. TKM.

  4. Heldy Galindo dice:

    Bravo!!! Bravisimo!!!!!!
    Nunca de escribir amiga mia!!!

  5. Shilo dice:

    ¡VI Gaby! ¡¡VI!! :'( jeje
    Nadie como ud 😉

  6. Gaby Xon dice:

    Muchísimas gracias mis grandes amigos, a todos los aprecio como hermanos y les mando un abrazote =) ¡VI!

  7. Mercedes Ordoñez dice:

    Gran trabajo mi Gab!!! siga haciendo arte 😉

  8. Werner López dice:

    Me quede estupefacto con el primer vistado. Gracias Gaby por escribir hermoso.

¿algo qué decir?