Te Prometo Anarquía

frente a los derrames de algarabía cotidiana, se escuchan ruidos clínicos y subterráneos para adornar bufónicamente el ambiente

alex socop

  

[ALEXANDER SOCOP]

 

 

VIAJERO

 

El viento a voz tenue

pronuncia el nombre

del lugar por donde sopla

 

ALLÁ ANDANTE Y ALARMA

 

¿Desde hace cuánto?

Desde hace cuánto Olivia

dejaste de ser más niña que mujer

Desde hace cuánto

nos podrimos haciendo cola

      lejos del semáforo carnal

                                              en fila

                                                         solos solos

 ¿Desde hace cuánto?

las rapsodias

los molinillos de pepita

el licor ahumado de -inas,

se volvieron tan necesarios

para vivir y bachatear con canciones de cuando éramos jóvenes,

             juventud

             sueño de sello húmedo húmedo

                                                              /perlitas diáfanas en el colchón/

 

Desde hace cuánto

nos preguntamos

por nosotros

por nuestras gentes de tierra alta

/por un nuestro mar/

por los niños perdidos en una isla asfáltica

 

Desde hace cuánto

de la locura nos separa una hojita de cuaderno

Desde hace cuánto

vivimos enfrascados en un hospital chino del 63

 

Desde hace cuánto te digo que

juguemos

a rockstar sin guitarra

    a desatornillar encéfalos

          a caminar con los dientes en el pavimento

                a hacer el amor con ropa

                      a matar ciclistas y gatos

                            a fermentarnos /igual que los adultos en verano/

 

[fantasías de otro tiempo]

/los trenes, las estaciones, las miradas, los buenos deseos/

entonados todos

tristemente como destino de migración almática

cava de la muerte para los olvidados                       

                                                                      olvidados

                                                                               olvidados

[para los que, saber desde cuando se preguntan]

¿Desde hace cuánto, desde hace cuánto Olivia, desde hace cuánto?

 

CASI DIÁLOGO O LA ERA TRANSICIONAL DEL MONÓLOGO

 

Te sé decir,

que somos enfermos

y nos hace falta la vida que otro desperdicia

a qué hora nos pasó

no lo sé Daniel

Es solo que, honestamente superamos los cien

solo ponemos la foto y un texto

/una escultura/

y voces al final del pasillo

qué lejos queda

¿verdad?

la habitación tibia /casi hormonal/

impacientada, como nosotros

para hacernos con más de veinte

cuando aún no pasábamos de aquello

Daniel, te llamas; máscara

al otro lado de la redecilla

negra

Metal para fijar la voz y hacer todo por amor

¿verdad?

mentirosa, suspirante, de camisa a rayas

hablante-paranoide de a mi lado

a ras

del tiempo

del tono

y del moño celeste

para devolver

esto que sentimos haber perdido

en oficinas de españoles

por donde buscamos el sentido de nuestra vida

y la de los hijos

de otras gentes

Daniel,

entre botella y botella

risa y risa

plática y plática

nos esfumamos

nos volvimos meras virtualizaciones residentes en bubones

y la ironía de esto Daniel

es que estas charlas

nos recuerdan

a un combustible que se agotó para nosotros hace tanto

en este lugar real

hasta el final desenfocado

todo

enfrente nuestro

 

ESTOY ATRAVESANDO

 

la segunda adolescencia

o tal vez,

aún deambulo por la primera

con el alma en la trompa

para pedir perdón a las santas putas

de catedral excess palace

o cabinas de locución

donde licúan la fama

como la forma hechizante

de ser el mundo

 

COMETA

 

Cometa sí

cometa tú,

hermafrodita

tinnitus gris

agrietado de jugar con yeso

voz escurrida en cafetera de bemoles

sobre vinilos engavetados

de años

de llantos

de hombres cometa

 

Así se vienen

las hojas de miradas contadas de a trescientos

vaivén de figurillas

remolinos chocolatosos

y un smoking desenfrenado

bailando campana de catedral mundana

 

No sirve

sigue allí cometa

sí,

a sombra gorgoteante

al principio del soplo

al ataúd

de los deseos

para presentar delante de estatuillas ácidas

para traficar masturbaciones por enfermedad

en mensajitos

cifrados en pintalabios,

desenfocado

todo todo

al morir la espuma

 

Obedientes,

obedientes

cometa

al veneno

al naufragio,

dispuestos todos

o ninguno

o yo (tal vez)

a escoltar epifanías de media noche

/morfina/

atestada

como luna y canto a la deriva del vacío

 

no obstante

hablo con las manos

no con mi lado pop

cometa

no somos súper héroes chic de repisa

ni super shooter vestido de jesucristo

ni bla bla bla

para abstraer vidas en garabatos

nada

sólo texto debajo del resplandor

residual

igual que la rima

 

Dejémonos de escepticismos, ¿te parece?

Así, tal expresión callosa

que los bebes provocan

afán de incierto cazador

de buenos [malos] muchachos

y ceja

y mano

y asco

mujer, brillo regado

por escritorios muertos de lujo y dádivas tiernitas

sin fecha de expiración

 

tal parece

caer rostro al suelo,

el tuyo

el mío

el de todos

por las infancias ametrallantes de ancianos

hijos del aborto y vanidad

 

con piel despeinada

soy

menesteroso de desvelo

soy

dudador

dudoso

dudante

uniforme azul, casita de vergüenza

cometa

para los tesoros caducos bajo polvito

milagroso polvito

adictivo

cracksexual

bendición del tedio

erosionado de niños azules te regalo

 

para echar luz al ayer

para ver si algo florece

si se sale del recuerdo

y se empapa de hoy

de hoy

de hoy…

 

A

 

Redención renderizada

así

como nosotros

barritas de herramientas

brillo

sonido

bullita

todo listo sobre la mesa de bebés sin perdón

descansos de guerra y etcéteras

para las camas de los gatos con sus mozas

Acertó a ser domingo

que yo puedo llevar

a ser recurrente postal de zoológico entre el sepia desparramado en las paredes y el suelo de este holograma insípido

Para qué palpitar, en medio de copas y fuentes olvidadas en algún lugar de mis gavetas

yo [no]

estoy cara a cara al filo de la dilatación

extremista

anarquista

pseudohumano

genérico cuerpo

espécimen de manicomio

razón de visitas y residencias bailables a media noche,

por las formas y las curvas de todo esto que, de otro modo sería menos mío y más de vos

Como el color estrellándose tal instinto de ocho patas

acá nosotros [yo]

estadística furtiva [gusano]

y treinta faxes para alegrar ciegos por desfiles abanderados con desfloraciones anteriores

al brutalísimo suspiro de los desencantados

[yo]

inconsciente tinta

cabellos muertos al aire en son de paz para las guerras que aún no inician

vivientes

para terminar los caminos

trazados en grafitis

que aún funcionan

como las vidas, las letras, las patadas

irreconciliables todas

como nosotros

redención renderizada

16 de Noviembre de 2010
1988, poesía, Quetzaltenango

2 intervenciones en “frente a los derrames de algarabía cotidiana, se escuchan ruidos clínicos y subterráneos para adornar bufónicamente el ambiente”

  1. Andrés Gerardo Asturias de León dice:

    Me gusta me gusta. Muy urbano y sonoro, buenos cambios de ritmo y efecto:

    Desde hace cuánto te digo que

    juguemos

    a rockstar sin guitarra

    a desatornillar encéfalos

    a caminar con los dientes en el pavimento

    a hacer el amor con ropa

    a matar ciclistas y gatos

    a fermentarnos /igual que los adultos en verano/

    De lo mejor que he leído en TPA.

    Seguí así! 😉

  2. Alex dice:

    ¡Gracias Andrés! Ahí vamos viendo, para arriba, para adelante y para todos lados. ¡Un abrazo que estés bien!

¿algo qué decir?