Te Prometo Anarquía

hay un lobo preso en la balada de los caros años en los que en su morada se exponía al mundo

 

[LUIS DE LEÓN DÍAZ]

 

I

Cual ambrosia derramada sobre despojos
Cual brisa fría que hace llorar los ojos
Cual obra de arte colgada en un supermercado
Cual flor preciosa ahogada por humo y lodo

Así eres tú, así eres tú a mis ojos.
Así eres tú, una orquídea en un cerrojo.
Así eres tú, como una caricia con factura.
Así eres tú, como una estrella en pleno día.

Como Una musa esquiva que intento retratar con mi poesía.

Cual barista alérgico a la cafeína
Cual artista trabajando de cajero
Cual poema tomado por papel de letrina

Como un apunte al pie de página de tu biografía
Como una nota en una triste melodía

Así soy yo, así soy yo y no me importa
Así soy yo, pero tú ni me notas.
Así soy yo, como ateo que da la misa.
Así soy yo, y apenas soporto día con día.

Como un pobre diablo que se siente pequeño sin tu visión.

Como un idiota en plena clase de filosofía
Como una roca que ahoga a una semilla
Como un ciego que contempla un Van Gogh
Como un muñeco producido en serie y rebajado en la góndola seis

Cual cerrajero robando casas pero con dinero
Cual escudero que coquetea con su alteza

Así es él, el idiota de pelo rubio
Así es él, muñeco Kent sin alma ni rumbo

Como una oveja que sigue al rebaño al abismo.
Así es él, ignorante de tu belleza y te presume cual proeza.

Pero ya no hay de otra, para este pobre idiota
Que en lugar de intentar, se conformó con observar.

II

La religión está descarriada
La vida, desestimada
La política, controlada.
La violencia, acostumbrada.

La conciencia es un refugio.
Un asilo, un hangar.
La cordura ya no tiene sentido
No en mi mente, no en este lugar.

La cordura no es razón,
La cordura es precaución.
Los días son más lentos
La monotonía les cambia el tempo.

Quizás vives demasiado rápido
Quizás piensas muy despacio.
Quizás tu psique te jugó mal
Quizás tu inconsciente no es normal.

Pero en este mundo en tono gris
¿Quién puede decir…
¿Qué es blanco y negro?
¿Qué está bien y que está mal?

III

Hoy sé que el olor más triste es el de la azucena
Hoy sé que sin la poesía la vida no vale la pena
Hoy sé cuán amarga puede ser la felicidad
Si sus fundamentos son pura plasticidad.

Si tu boca no es mía
Si tu aliento lo beberá otra alma
Si tu cara no infestará mi insomnio
Si tus ojos no serán mi mapa

Si tu alma no se fundirá con la mía
Si tus labios serán de otro la ambrosía
Si tu faz ya no será mi anhelo
Si tu amor no fue amor, no comprendo:

Porque todas las noches sonreías
Porque todos mis poemas inspirabas
Porque para soñar no importaba si era de día
Porque para volar tú me dabas las alas

Porque tú eras mi fruta, mi ansiedad
Porque tu cara era más religión que la verdad
Porque tus besos poblaban mis canciones
Porque tus ojos eran mis dioses

Hoy sé que no era amor, era ansiedad
Hoy sé que la prosa es mi verdad
Tendré que estudiar la posibilidad
De que sea la soledad la única rosa
Que la vida me dejará cortar

IV

Una hoja, otra hoja
Cientos de hojas yo vi
Cada hoja un poema
Cada rama una canción
Musa hermosa
Musa falsa
Que he escrito para vos.

Tu inexistencia me duele
No comprendo por que te alabo
Me siento como un fanático
Que jura por un libro bastardeado

No sé de Dios
Pero creo en vos
Una palabra
Un verso
Mi pluma no se mueve
Si no es para ti,
Para vos, mi aclamación.

Bécquer planteo bien el problema
No existes, sos quimera
Pero aun así
Para vos mi prosa
Siempre es sincera.

Como una rosa en el asfalto
Como un poema en arcilla
Como el sueño que te olvida
Así es tu compañía.

Como un circo en plena calle
Como la leña que corta un cobarde
Como la bruma, como el rocío
Sé que no sos real, pero sos lo único
En lo que yo confío.

No le creo ni a la vista
Ni me fío del tacto
E intento dejar de soñar
Cada vez que me levanto.

Si hay un Dios que dé la cara
Que justifique su adoración
Porque es cruel, muy cruel
Que a musas inexactas
Vaya a parar mi canción.

V

¿Donde está mi delirio adolescente?
¿Donde está mi risa estridente?
¿Que pasó con mi inocencia?
¿Acaso la alegría era el precio de mi sapiencia?

¿Por qué me paso las noches razonando?
¿Por qué todos los días pasan volando?
¿Por qué me cuesta tanto entender a mi persona?
¿Por qué por si sola mi conciencia razona?
¿Por qué cuestiono todo lo que veo?
¿Por qué con el peso del saber yo acarreo?

¡Esto no es lo que deseo!
Le oculto mi prosa y mi verso a mi mundo
Si lo supieran mis amigos y familia
¿Dirían que es un pasatiempo absurdo?

¿Por qué cuestione mi fe a tan temprana edad?
¿Por qué a Dios yo refutaba desde que aprendí a contar?

¿Acaso estoy solo?
¿Es mi vida solo esto?
¿Tan solo un libro incoloro?

Aprecio la belleza en cada flor, cada letra
Cada mujer y cada día
Pero este mundo demente
Me parece incoherente

¿Por qué estoy atrapado?
¡Ya no quiero ser consciente!
Esta “bendición” es mi verdugo
De mi lógica día a día siento el yugo

Si existe Dios que me vuelva ignorante
Por un día quiero ser un necio petulante.
Si me caigo cuestiono a Isaac,
Pero quiero recordar como se sentía el jugar.

Quiero ser de nuevo aquel que nunca fui
Aquel niño alegre que nada cuestionaba, pues a todo teme

Soy una mente consciente en el pozo de la idiotez
Hablar a veces es como jugar al ajedrez

Quiero que mi sonrisa sea honesta otra vez
Quiero pensar en colores y no en Descartes
Quiero sentir placer al dormir
Quiero poder soñar en lugar de vivir

Disfrutar de la vida es posible
Pero por intervalos que sufren de un declive

 

30 de Enero de 2009
1994, Guatemala Ciudad, poesía

2 intervenciones en “hay un lobo preso en la balada de los caros años en los que en su morada se exponía al mundo”

  1. MarianoCantoral dice:

    palabras maduras y fuertes para una pluma tan jóven, exceltente!

  2. el Kontra dice:

    Mucho futuro.
    Pilas Luis, pa´delante!!!

¿algo qué decir?