Te Prometo Anarquía

puntos suspensivos se deslizan sobre ecos, renglones insomnes y efectos delectables

 

 

 

[KAREN GIRÓN]

 

 

EL FANTASMA DE LA AGONÍA

Caminé las calles solitarias en pensamientos ausentes, deambulé con los ojos abiertos, aclarando sombras detrás de telarañas hilvanadas en recuerdos escritos en pretérito desperfecto, abrumada, soterrada por el alud de lo desconocido, y noté ese aposematismo innecesario que por instinto continúo proyectando, llego a la esquina de la misma irreflexión y me tomo un café cargado, consigo acelerar la ansiedad además de percibir una taquicardia intensa, y no puedo escapar, nadie puede. Deplorando sensaciones que nunca florecieron por completo, me abstraigo en el deseo recorrido, transito sin detenerme, entonces sigo advirtiendo el mimetismo que me rodea mientras me desdoblo a cada paso, y me dejo, rota, quebrada, dañada, me deterioro en una nueva colisión amarga, masticando la hiel de la melancolía perpetua mal digerida.

Entonces despierto, pero nunca sueño, y me obligo a dejar de mirar hacia atrás. Esta vez floto en la superficie, no cedo, me postergo, y lo comprendo, nunca podré olvidar, nunca encajarán las piezas, nunca recuperaré las extraviadas, me seguiré acumulando a medias, en la amalgama de pensamientos ajenos con los propios, la fusión de las impresiones de la vida a través de los sentidos, en un nuevo amanecer mientras permanezco, y reanudo la rutina habitual, pasando los días y entreteniendo las madrugadas sin dejarme atrapar, en fragmentos.

(el fantasma alquitranado de la agonía, ese necio de navidades pasadas)

 

ASCENSIÓN DIFUMINADA

Me alejo lleno de ese eterno suspiro, disfrazado de helio, añejo y solitario… resbalo entre unos dedos que eventualmente me sueltan y me comienzo a elevar, dejándome llevar por la brisa vespertina que empieza a atenuar, a evaporarse junto conmigo… observando la inevitable vida en movimiento, el ajetreo que me obliga a reparar en la ilusión de una acinética flotante, caigo en mi razón de ser… el viaje único, de una insulsa y efímera existencia, irrepetible… esbozando el trayecto ondulante hacia un final explosivo… no soy más que goma elástica, un cuerpo ovoide evanescente que se perderá en el cielo como otro de su especie… aferrándose al recuerdo de una sonrisa infantil, de una mirada que intenta seguir mi rumbo hacia el infinito, desdibujado en aparente levedad…

(divagación desde la perspectiva de un globo resignado)

 

AMOR(DES)

 Una tarde tenue, a medias luces, él la observó en la ventana un minuto, quizá dos, hasta que finalmente dijo en seco:– -Sabes… he notado que casi no escribes sobre el amor…

 Ella sonrió para sus adentros y respondió, sin voltear, en una exhalación tajante, un murmuro agolpado:

– Lo sé…
Ambos permanecieron callados…

 

IGNIS FATUUS

Te admiro, impasible, imposible como siempre.
Te espero escanciando retales de añoranza, sin invitación previa, asumiendo demasiado me obligo a creer un par de mentiras alicientes a delirios expectantes, intento conmoverme pero continúo fallando en la tarea.
Distante, olvido cómo es esto de los sentimientos, y ahora recurro a anotaciones viejas, retazos gastados, arrumando detrimentos del espejismo que quiso ser, evidencias del esbozo de anhelos pasados, de la parte que hoy no logran descubrir tan fácilmente.
¿Para qué? Para convencerme, al igual que el siguiente mamífero bípedo que se jacta de un pensamiento racional y de una supuesta inteligencia emocional, que aún soy capaz de dilatar la alucinación del deseo que ahora permanece inane, estéril.
Ya no me creo. La mayor parte del tiempo no sé donde estoy parada ni hacia donde me quiero desplazar, admiro las diferentes flechas de la encrucijada, y decido ignorar la divergencia. Estática en lo profundo, divago tratando de sostener la ilusión del tiempo.
Soy el fenómeno abigarrado que se condensa por las noches, que engaña, que se mueve en sinsentidos lisérgicos. Un desvarío pantanoso que se enreda y se pierde al igual que los viajeros desviados. Fuego fatuo que se aleja cuando alguien se acerca, una luz afantasmada escamondando sueños.
Soy miedo y ya no vuelo, soy miedo vacuo que insustancial se oculta en el simulacro de presencias. Soy miedo y ahora me arrastro en quimeras de cercanía, evanescente.

 

 

 

08 de Junio de 2008
1982, Guatemala Ciudad, narrativa, prosa

2 intervenciones en “puntos suspensivos se deslizan sobre ecos, renglones insomnes y efectos delectables”

  1. karen dice:

    Gracias por avisarme de la publicación…

    Me gustaron los textos que seleccionaste al final…

    Saludos…

  2. sergio espada umaña dice:

    Poesía salida de los abisales más reconditos del ser. Es para beber sus textos con un buen introspectivo natural y escuchar el eco trascendental que logra de la materia.

¿algo qué decir?