Te Prometo Anarquía

simplemente así, impulsando el corazón de la palabra hacía las entrañas mismas

 

 
[LUCÍA REINOSO]

 

 

 

Te regalé una nube

Quiero romper ganas
retar deseos
saber a sal
Regalarte otra nube
robarte los labios
marcar tu espalda
Construirte un corazón de cera
y un sueño de humo
ser tu madrugada sin sueño
Parecés espina que duele
sos ladrón de paz
y me gusta.

De repente vivís en el espacio
y combinamos estrellas
vos las mías
y yo las tuyas.
Mañana talvez nos veamos
algún día talvez seamos
pero para mientras
sos lo que no puedo.

* * * * *

Y soy en muchos casos
Objeto de la vida
Noción de la palabra
… la burla perfecta.

Vos palabra

vos palabra
vos palabra y voz
vos palabra, voz y una lengua
la lengua que corrompí
la lengua que desnudé
vos palabra
te convertiste en verbo conjugado
¿y yo quién?
te quité la noche del lago y la volví madrugada
vos no quitaste más que la ropa…

palabra, ¿por qué dejás tanto?
si salimos de lo romántico hace unos cuantos ratos

* * * * *

Y te negaste a que viva la mujer sin estructura emocional

Con la muerte y sin la resurrección
Quedó olvidada en el limbo de la feminidad.

Que me digan ellos que es lo que descubre:
Aquel que se amamanta de mi efímera mujer
O vos siendo el otro
El que juega a que existe todavía un juego.

Mis letras

Intenté que me explotaran los dedos
Formé palabras con letras puritanas
Hablé de amor asqueroso y empalagante
Mis letras no me dicen nada
No aman a nadie
No visten ni desvisten
No besan
Y otra vez no aman a nadie

Mis letras son el yo en todos los sentidos
Hasta en lo estúpido
Mis letras locas e idiotas
No son poesía
Ya que no entienden del postmodernismo ni de estilos
No toman del vino de la elite
No sueñan los viajes del monte
Y otra vez no son poesía.

 

06 de Abril de 2008
1986, Guatemala Ciudad, poesía

3 intervenciones en “simplemente así, impulsando el corazón de la palabra hacía las entrañas mismas”

  1. IDENTIDAD dice:

    bueno encontrarte por aquí… y siempre un gusto leerte

    saludos desde cobán

  2. Diego dice:

    Estos me gustaron tienen un toque a no se que que te dan ganas a leerlos, asi como muchos escritos de por aqui, pero de estos sobresale ese no se que, muy buenos, mis respetos

  3. Ubaldo Cespedes dice:

    De “Te regale una nube, me encanta el deseo de “saber a sal”…

    las cosas que valen la pena en la vida
    saben a sal:

    Sudor,
    lagrimas o
    agua de mar…

¿algo qué decir?